También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ECONOMÍA | Déficit del 10,6 del PIB

La 'troika' duda de que Portugal pueda cumplir con el programa de recortes

El déficit público de Portugal alcanzó en el primer trimestre del año el 10,6 % del PIB perjudicado por la recapitalización del banco luso Banif, lo que aleja al país de su meta para el ejercicio 2013, situada en el 5,5 %.

Los acreedores internacionales temen que Passos Coelho carezca de la fuerza política necesaria para recortar 4.700 millones de euros. La Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional cuestiona que el Gobierno de Portugal pueda cumplir con la hoja de ruta de recortes y ajustes. Las conclusiones del informe de la troika apuntan a los riesgos constitucionales y políticos que podrían conllevar las medidas presentadas a principios de mayo, cuando se acordó un rescate de 78.000 millones de euros. La impopularidad creciente del Gobierno luso y las divisiones internas están dificultando la aplicación de los recortes, una vez que el Tribunal Constitucional derogase la supresión de las ayudas al desempleo y los recortes de las pensiones del año pasado. La tasa de desempleo ya roza el 18% y el Ejecutivo ya ha dejado entrever la posibilidad de que en 2013 tampoco se cumpla el objetivo de déficit acordado. EL DÉFICIT PÚBLICO ALCANZA EL 10,6 % DEL PIB La cifra, divulgada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se corresponde con la estimativa realizada a principios de semana por el Gobierno, que pese a este empeoramiento mantiene su confianza en alcanzar el objetivo de reducción del déficit acordado con la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin la inyección de fondos públicos al Banif (Banco Internacional de Fuchal), por valor de 700 millones de euros, el saldo entre ingresos y gastos de la Administración Pública habría finalizado el trimestre en el 8,8 % del PIB, según estas mismas fuentes. El secretario de Estado de Presupuesto, Nuno Morais Sarmento, aseguró en declaraciones a los periodistas que los positivos datos recabados en abril y mayo permiten ser optimistas respecto al cumplimiento de sus metas de déficit para 2013. Morais Sarmiento defendió que la recapitalización del Banif no pone en cuestión estos objetivos y defendió que el programa de ajuste implementado por el Ejecutivo conservador funciona "bien". En esta misma línea se manifestó el propio primer ministro, Pedro Passos Coelho, quien desde Bruselas recalcó que reducir el déficit hasta el 5,5 % del PIB "es perfectamente posible". Portugal atraviesa le peor crisis de su historia reciente y se encuentra bajo la asistencia financiera de la UE y el FMI desde mayo de 2011, organismos con los que a acordó a cambio de su rescate un severo programa de cortes y reformas que tiene por objetivo garantizar la sostenibilidad financiera de las cuentas lusas. Además de su ayuda al Banif, otro de los factores que afectaron al déficit fue la reposición en 2013 de la paga extra suprimida a funcionarios y pensionistas el pasado año, según el Gobierno. El saldo entre ingresos y gastos de la Administración Pública se situó lejos también del dato registrado hace justo un año, en el primer trimestre de 2012, cuando equivalía al 7,9 % del PIB. Las nuevas estadísticas sobre el déficit se conocieron hoy, cuando técnicos de la UE y el FMI están ya en Lisboa para iniciar los trabajos preparatorios de cara a la próxima evaluación a Portugal, marcada para el próximo 15 de julio. Encima de la mesa estará la reforma del Estado que prepara el Ejecutivo, cuyo propósito es lograr un ahorro de 4.700 millones de euros a través, previsiblemente, de una reducción del número de funcionarios y cambios en el sistema de pensiones. Además, los medios especulan con la posibilidad de que en esta visita también se empiece a negociar una nueva revisión de los límites del déficit para 2013 y 2014 debido a las dificultades para que Portugal alcance sus metas sin aprobar más medidas de austeridad de las previstas. El Gobierno, sin embargo, ha negado que esta cuestión vaya a ser debatida en breve, aunque reconoció que intentará ver flexibilizados sus objetivos en caso de que la economía europea no remonte. Desde el Partido Socialista, el principal grupo de la oposición, calificaron de "fracaso total" la política seguida por el Ejecutivo conservador para bajar el déficit y volvieron a exigirle que deje atrás la austeridad. "El valor conocido hoy prácticamente duplica el límite pactado con la troika (...). No tenemos ninguna buena razón para creer en la recuperación", aseveró el diputado socialista Pedro Marques. EFE

Lo más visto