También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 5ª Feria del Pilar

Triunfo sin puerta grande

Daniel Luque cortó tres orejas este jueves en su encerrona de Zaragoza. El sevillano mostró un gran nivel durante todo el festejo y sólo la obligatoriedad del doble trofeo en un toro para salir a hombros le ha dejado sin la puerta grande del coso de La Misericordia.
Daniel Luque, pese a no salir a hombros, dio una...
Daniel Luque, pese a no salir a hombros, dio una gran tarde en Zaragoza. EFE

Era la tarde clave de su temporada y Daniel Luque la solventó con algo más que solvencia. El sevillano mostró el torero que puede llegar a ser. Capacidad, resolución, mente despejada y unas formas excelentes elevaron la nota media de un festejo que se desarrolló con fluidez y brillantez, sobre todo en los cuatro primeros toros.Una encerrona, que por el juego de los toros, fue de más a menos con los dos de menos opciones colocados en último lugar, pero que comenzó a un nivel altísimo con la lidia de un gran toro de Antonio Bañuelos.Y es que el animal del hierro burgalés rompió a bueno pese a que repuso mucho en los lances a la verónica. Pero tras el tercio de varas, Luque se apretó en un quite por chicuelinas con el compás abierto y el toro mostró su verdadera condición. El inicio de faena, por abajo, soberbio, llevando muy toreado al toro. Después el toro redujo revoluciones pero siguió embistiendo con gran ritmo, humillación y clase a la muleta de un Luque templadísimo, que toreó con ajuste y gusto. Mejor todo a derechas y con imaginación en los remates. El final, por luquesinas antes de la estocada, un punto trasera. Se pidió el doble trofeo pero el palco se mostró inflexible y sólo concedió el que pidió el público por mayoría.Cambió el tono con el astado de Fuente Ymbro, un animal basto de hechuras y demasiado culipollo que tiró pronto el telón. Nada más comenzar la faena de muleta de Luque, el toro echó el freno de mano. Difícil misión con un animal en huida constante a tablas. Lo pasaportó con prontitud.Asustó el tercero de Alcurrucén cuando hundió el pitón por el costado del sobresaliente Manuel Carbonell tras un quite por gaoneras. El de los hermanos Lozano tuvo un buen pitón derecho, aunque le faltó ese tranco de más del toro de Núñez. Luque se mostró muy centrado, corriendo la mano con largura en las tandas a derechas. Al natural se espesó más porque al toro le costaba desplazarse. Mantuvo el nivel en los circulares finales en tablas y remató la faena con un fácil espadazo. La oreja, de libro.El de Victorino Martín fue un toro complejo. Sin terminar de romper, sí tuvo cierta bondad por ambos pitones. Fue fundamental que Luque no dudase en ningún momento y marcase su sitio. Hubo algún desacople de temple en la primera mitad del trasteo pero lo mejor llegó en una postrera tanda al natural, donde el sevillano cogió el pulso y el ritmo a la embestida del Victorino. Después el toro buscó tablas y Luque hubo de irse tras de la espada. Un pinchazo ante de la estocada deprendida no frenó la petición de la oreja que finalmente paseó el torero.Rompió la armonía de tipos de la corrida el toro de Victoriano del Río que saltó en quinto lugar. Altón, cuesta arriba y de enorme corpulencia con sus 616 kilos encima. Esa anatomía y su falta de raza, lastraron la actuación de Luque. Quiso el torero, pero no el toro, al que le costó un mundo humillar y desplazarse. Puso fin al festejo un cuajado y hondo animal del Puerto de San Lorenzo que desarrolló a peor durante el transcurso de su lidia. Luque se puso por ambos pitones, incluso robó una tanda a derechas a base de ganarle un paso entre pase y pase. Pero al conjunto le costó prender en los tendidos. FICHA DEL FESTEJO Zaragoza, jueves 9 de octubre de 2014. Casi tres cuartos de plaza. Toros, por este orden, de Antonio Bañuelos, encastado, con clase y ritmo; Fuente Ymbro, correcto de presencia y de juego descastado; Alcurrucén, entipado y manejable; Victorino Martín, vareado de carnes, noble pero rajado; Victoriano del Río, feo de hechuras y descastado; Puerto de San Lorenzo, bien presentado y a menos. Daniel Luque, oreja con dos vueltas al ruedo, silencio, oreja tras aviso, oreja, saludos y ovación de despedida. Parte médico de Manuel Carbonell: "Herida por asta de toro con orificio de entrada de cuatro centímetros a nivel de cuarto espacio intercostal del hemitórax derecho, con trayectoria ascendente de 15 centímetros que desgarra las fibras del músculo pectoral mayor y produce un orificio de salida de dos centímetros en axila. Pendiente de diagnóstico por imagen. Pronóstico grave".

Lo más visto