También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
#SANISIDRO2015 | LA CRÓNICA (17 DE FERIA)

El triunfo de la actitud

El torero madrileño López Simón, que cortó dos orejas, consiguió por fin la salida a hombros de la plaza de Las Ventas que no pudo disfrutar el pasado 2 de mayo, cuando, con los mismos trofeos cortados, tuvo que entrar a la enfermería para ser atendido de una grave cornada.
Alberto López Simón en su salida a hombros este domingo...
Alberto López Simón en su salida a hombros este domingo de la plaza de toros de Las Ventas. EFE

La plaza de Madrid le debía a López Simón la salida a hombros que hoy volvió a ganarse a pulso y con méritos sobrados ante un lote de toros de muy distinta condición.Porque si el 2 de mayo no pudo atravesar a hombros el umbral de la gloria madrileña, al acabar en la mesa de operaciones, tres semanas después, sin acusar física ni mentalmente la cornada, volvió a mostrar la misma actitud valiente y ambiciosa para disfrutar de una vez lo que tanto andaba buscando.La tarde fue para el torero de Barajas de cabo a rabo, desde que la plaza le tributó una fuerte ovación tras el paseíllo, en recuerdo de aquella otra entregada tarde, hasta la vuelta al ruedo a hombros que precedió a su salida hacia la calle de Alcalá.Pero es que López Simón justificó con creces tantos ánimos y tanto apoyo de la afición venteña porque puso toda la carne en el asador, con un sobrado y sereno valor no sólo para arrimarse sin cuento sino también con la cabeza muy clara para plantear dos faenas tan distintas como los toros que le correspondieron.En la primera, a un colorado que manseó mucho de salida, el madrileño mostró el temple y la intensidad de su toreo, pues dio ventajas al animal para que se creciera, pero sin cederle terreno, muy asentado en la arena para ligarle los muletazos con un emotivo aguante.Una gran estocada, pasándose muy despacio por el pecho el alirado pitón derecho del toro, dio paso al corte de la primera de las dos orejas que se le concedieron.La segunda la obtuvo del voluminoso sexto de Las Ramblas, que, a pesar de los buenos puyazos de Tito Sandoval, nunca descolgó ni aflojó su redondo morrillo, ni puso empeño en tomar las telas con un mínimo de entrega.Era toro para abreviar, sin apenas posibilidad de lucimiento, pero la moral y el valor de López Simón encontraron oro donde sólo había carbón, gracias a la firme determinación con que se plantó con él, sin dar un paso atrás ante la desafiante actitud del enemigo.Metido entre la cuna de los pitones, haciendo bueno ese dicho que aconseja a los valientes ser ellos los que "embistan" si no lo hace el toro, López Simón dejó claro otra vez más que quiere ser figura del toreo.Y, tras un pinchazo previo a la estocada, paseó, contra las protestas de los más agrios, el trofeo que avalaba la que puede ser la primera de sus varias salidas a hombros de Las Ventas.En un ambiente más duro que otras tardes en el tendido, sin la predisposición a dar orejas de las corridas con figuras, pasó casi desapercibida y silenciada una mucho más que estimable faena de David Galván al primer toro.Le faltó al de Las Ramblas un punto más de fuerzas para apoyar su nobleza, pero el torero gaditano, desde un gran quite por gaoneras, le toreó siempre con gran sutileza, evitando que se afligiera y con un bello aire de torero añejo, variado en las suertes más hondas, limpio y cristalino en las fundamentales.Fue una buena faena alejada corrientes modernistas, que tal vez por eso no fue lo suficientemente valorada, incluso tras la voltereta que Galván sufrió instrumentando unas mondeñinas de remate y una buena estocada volcándose que tiró al toro sin puntilla.La rácana ovación final fue un premio demasiado escaso para el matador, que no pudo sacar más que detalles aislados de torería y buena técnica de un cuarto muy desrazado.Víctor Barrio se entregó también en quites y le puso todo su empeño a dos faenas largas pero de pocos resultados, tanto al segundo, un toro de compleja movilidad, como al quinto, que no paró de dar cabezazos a su muleta.

FICHA DEL FESTEJO

Madrid, domingo 24 de mayo de 2015. 17ª de Feria. Más de tres cuartos de plaza.

Toros de Las Ramblas, bien presentados y de muy serias arboladuras. De mejores hechuras los tres primeros, también los de mejor juego, y más bastos y voluminosos los últimos, que además resultaron descastados y deslucidos.

David Galván, ovación tras aviso y silencio tras aviso.

Víctor Barrio, palmas y palmas.

López Simón, oreja y oreja.

Lo más visto