También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SEVILLA

Tres que quieren y pueden

El novillero peruano Andrés Roca Rey, que cortó dos orejas, Filiberto y Pablo Aguado, que cortaron una, ofrecieron una entretenida tarde de toros este jueves en Sevilla.
Andrés Roca Rey en su salida a hombros este jueves...
Andrés Roca Rey en su salida a hombros este jueves en la Real Maestranza de Sevilla. ARJONA

Fue tarde de emociones. De esas que llegan tras la complejidad de una lidia y el valor y la ambición de quien la ejecuta. Tarde de novilleros que quieren y pueden. De novilleros crecidos ante la dificultad. Tal vez faltó toreo, pero sobró actitud. Actitud de quien se presentaba en la Maestranza con vitola de torero poderoso, valiente, que no valentón. No fue faena fácil, pero tampoco excesivamente complicada. Una lidia, eso sí, rebosante de poderío, de valor y de ganas.Roca Rey entendió muy bien las dificultades  del mansito segundo, e incluso nos permitió disfrutar de matices de una tauromaquia vigorosa, de enorme aguante y de emotiva quietud. Quizá no existió ese toreo acompasado y sutil a derecha e izquierda,  pero sí un trasteo, a veces portentoso, con el que reforzó su valor. Con media estocada tumbó al complicado utrero de Villamarta. El trasteo al quinto, noble aunque con escasa fuerza, lo inicio de hinojos de manera firme y ordenada. El natural sobresalió de lo demás. Acaso fue el trazo, de mano baja, específicamente más emotivo por su lentitud, hondura, ligazón y remate dentro de una faena con puntos de intermitencia aunque de generoso valor. Pinchó antes dejar la media estocada con la que finiquitó, resultando cogido en el encuentro y sufriendo varetazo en la zona inguinal y escroto. De ambos utreros paseó sendas orejas quizá  debido a la poca exigencia del nuevo público que parece ocupar los tendidos de la Maestranza. Filiberto también le cortó la oreja al buen novillo corrido en cuarto lugar. El también debutante de Calasparra realizó una faena cuidada, de importantes momentos que dieron cuenta de un toreo plagado de convincentes razones. Una faena templada, sentida e hilvana  con la que consiguió momentos de brillantez más a derecha que a izquierda. Acortó las distancias en el epílogo con segura quietud para dejar una estocada trasera que bastó y sirvió para que le pidieran el apéndice que la presidencia concedió. Sin embargo, con el noble y repetidor primero no logró nota en una faena de trazos hacia fuera, despegada, y la que sólo se recuerda algún que otro muletazo de mano baja como muestra de su buen concepto. Estocada a toro parado y ovación.Pablo Aguado ofreció con el complicado sexto un sólido argumento para la credibilidad de su toreo. En un inicio que sirvió para ilustrar su enorme ambición, el sevillano, se hincó de rodilla en los medios, encima de la boca de riego, para trazar tres faroles de rodilla sin solución de continuidad. Al intentar el cuarto fue volteado de fea manera, levantándose como un resorte para hacerlo de nuevo y llevar la emoción a los tendidos y a la banda de música que, de inmediato, amenizó el momento. Después las continuas sacudidas de un novillo a la defensiva las amortiguó el sevillano a base de firmeza  y saber estar. Metido en la faena no hizo más  que echarle valor e intentar atemperar su toreo. Un toreo con el que consiguió la fluidez al final en hilvanados muletazos diestros. Lo mejor. Tras la estocada,  la oreja también cayó. Escasa fuerza tuvo el noble tercero, al que Aguado toreó muy templado a la verónica y al que le ejecutó una faena desigual en la que prevaleció el detalle sobre el conjunto sin llegar a alcanzar alta nota. Eso sí, la estocada fue fulminante. 

FICHA DEL FESTEJO

Sevilla, jueves 4 de junio de 2015. Novillada del Corpus. Menos de media plaza.

Novillos de Villamarta, desiguales de presentación y escaso juego, nobles y  blandos. Destacaron cuarto y quinto. Complicado el sexto.

Filiberto, ovación y oreja.

Andrés Roca Rey, oreja y oreja.

Pablo Aguado, ovación y oreja.

Enfermería: Roca Rey fue atendido de una herida inciso contusa sobre bolsa escrotal con contusión testicular, limpieza y sutura de heria. Pronóstico leve.