También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | SEVILLA

Torrestrella perdió la bravura

Decepcionante corrida de Torrestrella que condicionó la tarde convirtiéndola en anodina. Sólo Pepe Moral dio una vuelta al ruedo tras finiquitar al tercero. Antonio Ferrera e Iván Fandiño fueron silenciados. 
Pepe Moral dando la vuelta al ruedo tras matar al...
Pepe Moral dando la vuelta al ruedo tras matar al primer toro de su lote. ARJONA

No hubo emotivos momentos con los que envolver y sobrellevar el argumento de una tarde anodina. Otras más de toros decepcionantes, de dulce nobleza  y acometidas cansinas. Toros sin fuerzas, desfondados y sin alma. “Torrestrellas” de bonito pelaje y parejas hechuras a los que les faltó la casta en las boyantes arremetidas. En la clase de sus embestidas. Y así no. Así el rito de la corrida se transforma en un espectáculo aburrido en el que la tristeza de lo vulgar se contagia al que se pone delante y al que lo ve desde el tendido.Otra vez  sobraron picadores y caballos. Las esperanzadoras galopadas de salida acababan tras el mínimo contacto con la puya. No se picaron. Y ni por esa aguantaban la lidia. Una lástima que la habitual bravura de de los toros de Álvaro Domecq ande perdida en agotadas embestidas sin chispa.  Se cargaron la tarde y  minimizaron el ánimo de los toreros. Sólo Pepe Moral  aprovechó la clase del flojo tercero para ensamblar muletazos cada vez más sentidos tras un inicio con atinada declaración de valor, y que en adelante fue mostrando con enorme firmeza y excelso toreo.Es reconfortable volver a encontrarse  con un torero liberado de lo monótono. De un torero dispuesto a llegar a ser lo que debe ser. Moral ha forjado su estilo en la larga espera. Se ha salido de la habitual rutina con un toreo que aúna el valor, el temple y el sentimiento. Una mezcla que resulta tan peculiar como sugerente. Acaricia las embestidas con elegancia. La faena al noble, aunque flojo, tercero fue ideal para amantes del buen toreo, para el purista interesado en el buen concepto, para el detallista del remate preciso y el adorno torero, para el romántico de los finales felices. Muletazos armónicos, puros y adornados con sensible equilibrio expresivo. Despaciosidad en los muletazos diestros y hondura en el natural. Notable cambio de mano y fenomenales pases de pecho. Y aunque la calidad de la faena no fue uniforme, desde luego, hubo más de un momento de interés. No fue suficiente la estocada, y dos golpes de verduguillo esfumaron la posibilidad de pasear el deseado apéndice.Con el sexto, lidiado como sobrero, volvió a mostrar detalles de su peculiar concepto ante un toro flojo y de sosas embestidas que le privó del codiciado final feliz. La espada quedó caída.Antonio Ferrera se mostró pausado y seguro durante toda la tarde. Toreó muy suave con el capote, clavó banderillas con el poder que en él es habitual, y anduvo muy  despacio con la muleta. Sin embargo su toreo se quedó en  la técnica del trazo y en el sabor a poso de cada muletazo. No le humilló el primero y resultó anodino lo hecho al flojo y descastado cuarto. A ambos los mató mal. Y Fandiño. Estuvo pero no estuvo. Quizá las características de sus dos toros, casi inválidos, les robó el ánimo y el desbordante torero se convirtió en un dibujante de pases sin alma, alicaído y si poder de resolución. Con una estocada finiquitó al  segundo y necesitó el descabello para acabar con el quinto.        FICHA DEL FESTEJO Sevilla, lunes 20 de abril de 2015. 6ª de Feria. Media entrada. Toros de Torrestrella, el sexto lidiado como sobrero. Desiguales de presentación y hechuras, nobles y sin fuerzas. Antonio Ferrera, silencio y silencio. Iván Fandiño, silencio y silencio. Pepe Moral, vuelta al ruedo y ovación.