También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EL ALBERO | Editorial

Toros y televisión, ¿beneficio o perjuicio?

Parece que la gallina de los huevos de oro ha terminado de exprimirse en Sevilla y la próxima Feria de Abril no será televisada. Parece, porque una vez más ha imperado el oscurantismo, ya que mientras la plataforma de televisión propiedad de PRISA ofrecía un dinero a la baja, la empresa de Sevilla pedía incluso más que el año pasado. Y decimos parece porque mientras Canal Plus sí ha ofrecido explicaciones sobre el tema, la empresa Pagés no ha dicho ni mú. Vamos, dando por buena con su silencio, la versión de la tele. Por ello, parece difícil de momento que Sevilla pueda verse para todos aquellos abonados al canal temático. Mucho se ha debatido del beneficio o perjuicio de la televisión en la Fiesta de los Toros. Muchos se ha criticado que se televise. Pero ahora que parece que cae la primera gran feria del circuito de ferias televisadas, muchos de los que criticaban, ya empiezan a echar en falta el no poder ver este año a través de la pequeña pantalla la Real Maestranza y sus festejos. La empresa parece que quiere rescatar público en la plaza  a costa de dilapidar la difusión de la feria vía retransmisiones. Aquí, el problema de la televisión ha tenido como raíz el planteamiento que se ha hecho de ello desde hace años. Con los festejos en abierto en TVE en suspenso durante bastantes temporadas y su vuelta testimonial este 2012, el monopolio de las grandes ferias ha estado en manos de Canal Plus en anuencia con las grandes empresas. Ambas han dirimido dineros, estructuras y planteamientos totalmente de espaldas a los toreros. Y decimos esto porque sus derechos de imagen han sido pisoteados temporada a temporada y ya se sabía, que como decía un político socialista, que quien se moviese no salía en la foto. Si no, que se lo pregunten a El Juli o Perera el año pasado. Eso, o directamente pasar de las ferias televisadas como el caso de José Tomás, enfrentado a este monopolio desde hace ya más de una década. Está claro que vivimos en la era de la imagen. Que lo que no sale en la televisión casi que no existe para la masa. Pero ese argumento ha servido para que algunos hayan querido mantener su chiringuito a través de un canal de pago minoritario y con cada vez menos abonados, porque las cosas son así. Esas declaraciones de toreros entrebarreras mostrando su alegría por la oreja conquistada diciendo que ojalá le sirva porque lo ha visto toda España no se sostenía ya por ningún lado. Porque no todos los aficionados pueden permitirse el lujo de poder abonarse a un canal de pago. Y ojo, que no criticamos la existencia de Canal Plus Toros, para nada, ya que es una ventana permanente que tiene la Fiesta de los Toros abierta para su difusión y promoción. Pero sí criticamos su planteamiento y connivencia con las grandes empresas para hacer y deshacer. La pena, es que no hay competencia para pujar por estos derechos televisivos de las grandes ferias. Ningún operador parece dispuesto a rascarse el bolsillo para ofrecer festejos taurinos. Incluso TVE cuando lo ha hecho este 2012 lo hizo casi a coste cero, con los toreros, ganaderos y profesionales renunciando a cobrar sus derechos de imagen. De todos los polvos acumulados durante años y años vienen ahora estos lodos. Lo que el año pasado se vendió como unión de los principales toreros para renegociar sus derechos con empresas y televisión, ya es agua pasada. El G10 ya es historia. Una pena…

Lo más visto