También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
#SANISIDRO2015 | CRÓNICA (22ª DE FERIA)

El toreo que te pellizca el alma

Tarde de intensas emociones la vivida este viernes en Las Ventas con una notable corrida de Juan Pedro Domecq que posibilitó ver la mejor versión de Alejandro Talavante sin espada, una oreja para Luque tras una faena de buen trazo pero mal rematada a espadas y una actuación de chispazos de Finito de Córdoba.
Inicio de faena de rodillas de Alejandro Talavante este viernes...
Inicio de faena de rodillas de Alejandro Talavante este viernes en Las Ventas. EFE

El toreo tiene que emocionar, llegar a lo más hondo de la conciencia, pellizarte el alma. El toreo debe fluir sin cartesiana idea preconcebida, sugestionar a quien lo contempla y explotar cuando todo ello se combina. Quizá otras faenas serán más perfectas, más completas, más compactas. Pero más sentida por improvisada, genial y distinta como la firmada por Alejandro Talavante en el cuarto toro de Juan Pedro este viernes, será difícil de superar. Comenzó el recital de toreo sentido con el capote. Las verónicas, las tijerillas, los recortes se sucedieron en los primeros tercios. Pero la plaza se convirtió en un manicomio cuando Talavante cayó de rodillas sobre el ruedo venteño. Ajustado, ligando, girando sobre las rodillas y la locura cuando aún de hinojos se cambió la muleta por la espalda para una arrucina inverosímil que ligó a otro pase de pecho cumbre. Profundidad y torería de rodillas. Después llegó una faena desordenada, a golpe de inspiración. Muleta arrastrada por ambos pitones, con enganchones, sí, pero con la marca de lo distinto por improvisado y por fuera de los rígidos cánones. Pero toda la lucidez de mente que mostró Alejandro se le apagó de pronto cuando tuvo que empuñar la espada. No hubo decisión. La vuelta, por aclamación, rindió pleitesía a una forma tan particular de entender y mostrar la Tauromaquia.Fue el cénit de una tarde plena de emociones en buena parte por una corrida de nota de Juan Pedro Domecq. Corrida cinqueña, de variado comportamiento, con fondo y clase en sus embestidas. La corrida de la Feria hasta ahora. Juan Pedro y Parladé. Parladé y Juan Pedro. En dos nombres y un mismo dueño se resume esta feria ganaderamente hablando.Talavante, antes de la magia, dejó una faena de más a menos al segundo 'juampedro'. Tuvo chispa y humilló el toro, por lo que el extremeño quiso plantear batalla desde el principio al natural, sin probaturas. Hubo emoción por la  embestida del toro y la sincera apuesta del torero. Pero cuando se echó la muleta a la diestra, la faena cayó en un bache del que ya no salió. Mal a espadas, Talavante se quedó sin premio final.La única oreja de la tarde la paseó Daniel Luque al tercero de Juan Pedro. Oreja liviana. Faena vivida en un continuo tobogán de intensidad y mando. Se llevó por delante el toro a Luque en el inico de faena. El estatuario quedó deshecho cuando el toro encunó al torero y se lo pasó de un pitón a otro. Milagro que no calase. El sevillano templó después ya repuesto, pero el final del muletazo siempre era vaciado por arriba, lo que restaba rotundidad. La emoción la ponía el toro, encastado, y un final por luquesinas que llegó mucho al tendido. Pero una estocada haciendo guardia y dos descabellos no pueden ser el colofón de una faena de oreja en Madrid.El jabonero sexto se lesionó nada más saltar al ruedo. Moquero verde para ver un sobrero de Parladé, más cómodo de cara pero que tuvo nobleza en el último tercio. El de Gerena volvió a estar más centrado a derechas, esta vez más mandón por abajo. Pero al natural el animal se venía por dentro y todo se descompuso. Además, la estocada llegó al segundo intento.Se protestó la endeblez del primer 'juampedro', al que en el caballo le abrieron un boquete tremendo en el lomo. Sangró tela. Finito firmó una faena de detalles. Por encima de una labor compacta, brillaron algunos naturales de buen trazo, los remates empacados... Pero todo con escaso compromiso en los embroques. Se le protestó desde el tendido 7 y Juan Serrano respondió encarándose con los aficionados. Sin embargo, en vez de contrarrestar con argumentos más comprometidos, siguió por la senda de lo liviano. La chulería y el desahogo se combate con verdad y no enfrentándose al público pagano. Sonó un aviso antes de entrar a matar. Al cuarto le zurraron también mucho en varas. Más bajo de raza, el toro humilló e hizo el avión cuando tomó los avíos del torero cordobés. De nuevo Finito sólo quiso quedarse en lo accesorio. No se metió nunca en peleas y todo se fue diluyendo.

FICHA DEL FESTEJO

Madrid, viernes 30 de mayo de 2015. 22ª de Feria. Lleno de 'No hay billetes'.

Toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados y de buen juego en conjunto. Destacaron los encastados 3º y 5º. Nobles en distintos grados 1º, 2º y 4º. Un sobrero de Parladé (6º bis), noble pero a manos.

Finito de Córdoba, división tras aviso y silencio.

Alejandro Talavante, palmas y vuelta tras aviso.

Daniel Luque, oreja tras aviso y saludos tras aviso.

Lo más visto