También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Tiempo difícil para Venezuela

Nicolás Maduro ya es el presidente oficial de Venezuela. Su toma de posesión se ha producido después de unos días de violencia y de sospechas sobre la limpieza del proceso electoral. El Consejo Nacional Electoral va a revisar, de hecho, el 100 por 100 de los votos. La oposición de Capriles ha hecho un ejercicio de responsabilidad que ha permitido que no aumentara tensión. Ahora tiene por delante una tarea decisiva. El chavismo entra en fase de descomposición, la división interna va a marcar los próximos años. A todo ello hay que añadir una dificilísima situación económica que va a provocar un mayor empobrecimiento de la población. Maduro, muy débil políticamente, puede evolucionar hacia un totalitarismo cada vez más evidente. Puede intentar eliminar aún más derechos  y reducir la ya limitada libertad de prensa. Capriles tendrá que ser la voz paciente e insistente de una oposición que denuncie los atropellos, sin caer en las provocaciones que a buen seguro un chavismo desnortado va a protagonizar. Para todo ello es necesario el compromiso y el apoyo de la Comunidad Internacional. Venezuela no es realmente una democracia, y no puede ser tratada como tal.  

Lo más visto