También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial del Domingo 23 de marzo de 2014

El testimonio de Adolfo Suárez

España le debe mucho a Adolfo Suárez.  No se trata de ahora, en el momento de su muerte, de hacer un panegírico exagerado, sino de poner justamente en su contexto cuanto le debemos a un hombre bueno, que supo ser punto de encuentro y de reconciliación entre los españoles, en un momento tan crucial como delicado de la historia de España.Como político, nos deja un gran testimonio para la vida pública. Pero no solo, porque ha sido un hombre de profundas convicciones cristianas, que sin duda fueron decisivas para su saber hacer en la esfera pública y también para afrontar con entereza y esperanza numerosas dificultades personales.Su amor por España fue fundamental para reforzar los vínculos que a todos nos unen y para reconocer la diversidad que a todos nos enriquece. Nunca lo tuvo fácil. Su etapa como Presidente del Gobierno fue especialmente compleja, lastrada por una feroz crisis económica, por una situación dramática con el terrorismo de ETA y con unos compañeros de viaje, tanto dentro como fuera de su partido, que no siempre fueron justos ni leales con el Presidente.Ha sido emocionante ver una vez más, en estos últimos días, el ejemplo que ha dado su familia, unida al pie de la cama, sabiendo acompañar a Suárez en los últimos momentos de su vida y al mismo tiempo atendiendo con delicadeza y transparencia a los medios de comunicación.Descanse en paz, Adolfo Suárez, desde el reconocimiento agradecido de todo cuanto le ha dado a España.

Lo más visto