También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Nueva polémica del Ayuntamiento de Carmena

El temario de los policías de Madrid: Femen, Auschwitz y hablar con signos

Según avanza ABC, los sindicatos critican que “no se está dando peso a materias que realmente sí son necesarias para la tarea policial real y diaria”.
Asistentes al curso de ascenso de la Policía Municipal de...
Asistentes al curso de ascenso de la Policía Municipal de Madrid. Foto: @policiademadrid
  • cope.es
  • cope.es

Perplejos se encuentran los aspirantes a sargento de la Policía Municipal que iniciaron el martes el curso de ascenso en el Centro Integral de Formación en Seguridad y Emergencias (Cifse) del Ayuntamiento de Madrid. El temario recoge asignaturas y contenidos hasta ahora inexistentes y que reflejan en buena medida el “ideario” que el partido de Manuela Carmena quiere imponer en el Cuerpo local.

Entre esas materias se encuentra la de lenguaje de signos, un conocimiento que nunca está de más, pero que no entra dentro de las prioridades de la labor de los agentes, indican distintas fuentes policiales.

En el catálogo de nuevos contenidos también se encuentra el de Gestión Policial de la Diversidad, a cargo del suboficial Francisco Javier Gómez Gallardo. Una de esas modificaciones en el trabajo policial sería “menos represión” (según sus propias palabras) y “más mediación” y cercanía a colectivos vulnerables.

Sin embargo, lo que mayor estupor ha causado ha sido la clase impartida por Luis Gonzalo Segura de Oro-Pulido, conocido como el «teniente Segura» y que fue expulsado del Ejército tras dos arrestos a causa de la novela «Un paso al frente», en la que narraba las presuntas corruptelas en las Fuerzas Armadas. 

Según avanza ABC, Segura se encarga de impartir «Deontología policial-código ético policial europeo». En su disertación dejó boquiabiertos a los cabos y sargentos que están en el Cifse. Habló de derechos humanos (hasta ahí, nada anormal), pero también conjugó el “experimento de Milgram” (sobre la obediencia y la autoridad), en el que, según explicó, “se tortura a las personas sometidas”.

También hizo referencias a las técnicas utilizadas en el campo de concentración de Auschwitz (Polonia), durante la ocupación Nazi; habló de la corrupción en los Cuerpos jerarquizados (como las policías y el Ejército); pidió la opinión de los alumnos sobre la actuación de los agentes en una detención a las activistas de Femen; de las torturas de los militares a presos iraquíes y del caso de los policías locales de Palma “golpeando a un detenido”. Según los asistentes al curso, “la intervención de Segura era para haberla grabado”.

Sigue leyendo en ABC.ES y en Kiosko y más

Lo más visto