También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 14ª de San Isidro

Talavante entre el desánimo

Una notable faena de Alejandro Talavante ante un manso encastado de Montalvo fue la única nota positiva de un festejo lastrado por el escaso juego de la corrida del hierro charro. Finito de Córdoba y Morante de la Puebla vivieron una tarde gris.
Natural de Alejandro Talavante a su primer toro de Montalvo...
Natural de Alejandro Talavante a su primer toro de Montalvo en Las Ventas. EFE

De 

Llegaron las figuras y con ellas la primera decepción. Primer reventón en esta Feria y sólo la actuación de un sólido Alejandro Talavante redimió a los tendidos del tedio y el enfado. Parece ilógico que un torero en este estado de forma esté casi inédito esta temporada. Lejana queda su actuación en Olivenza y sus ausencias en Fallas y Sevilla. Cuestión de estrategias y uniones. Porque suya fue la única faena que se recordará de esta tarde.Fue con el tercero. Bonita la expresión que traía el toro. Casi sin picar, Talavante apostó desde el principio. Sin importarle el viento se puso a torear. Primero intentando fijar la embestida, en redondo. Cuando lo consiguió llegaron los mejores pasajes de la faena. Al natural. Alejandro se adueñó de Las Ventas. Cintura, difícil temple por el viento, profundidad y la plaza en pie cuando remató una gran tanda. Enfrontilado y a pies juntos comenzó la siguiente. Por el mismo pitón y abriendo el compás después. Pero el toro no se vino por derecho cuando el extremeño se fue tras de la espada. Lo que iba camino de premio tangible quedó en una ovación.El resto del festejo fue un continuo ir y venir de mansos. Decepcionó Montalvo. Decepcionó porque el año pasado había echado una gran camada con Madrid y Salamanca como cumbres y este año en Sevilla también funcionó la corrida enviada a la Maestranza. Pero esta vez en Madrid la moneda cayó cruz.Con el vasto sexto fue más complicado el lucimiento de Talavante. Se volvió a poner el extremeño al natural pero el toro dijo nones.   Serio y entipado salió el primero de Montalvo, tan hechurado como flojo de remos. El caso es que el animal empujó con buen aire en el primer puyazo. Pero después volvieron las pérdidas de manos y una segunda vara discreta. Se dobló en el comienzo de faena. Se jaleó. Después llegaron las dudas, la inseguridad delante de la cara del toro y un atisbo de repunte en una serie a derechas. Otra después, más mentirosa con el cite siempre al hilo. El toro puso rumbo a tablas y Juan optó por irse a por la espada. Horrendo el bajonazo saliéndose de la suerte.No gustó desde que salió el cuarto de Montalvo que además flojeó ostensiblemente. Moquero verde y turno de un sobrero de Cuvillo deslucido con el que Finito estuvo por allí tirando líneas y aburriendo al tendido. Amplio de cuna fue el primero de Morante. Se desató la ventolera cuando quiso recibirlo a la verónica. Se estiró en una y rugió el ole. Pero acompañó el toro ni se calmó el dios Eolo. El de Montalvo salió moribundo del peto y tras un quite por chicuelinas de Talavante llegaron dos excelsos trincherazos de Morante en la apertura de faena. Termos, mandones, acompasados. Pero después no hubo manera de armar faena. El toro se agarró al piso y cuando embestida lo hacía a oleadas. Aprovechando el viaje del toro llegó una tanda de redondos más logradas. Un espejismos. Dos no pelean si uno no quiere, y está vez el toro dijo nones. Después a Morante casi se le hizo de noche descabellando. Se frenó de salida el terciado y vareado cuarto. Morante contra las tablas sorteó como pudo el trance. Horrenda la lidia después con el toro campando a sus anchas sin que nadie pusiese orden ni concierto. Hasta el fiable Lili perdió pie en la cara del toro, que le perdonó en el suelo. Tan poca fe tenía a esas alturas Morante que salió con la espada de verdad. Unos doblones y a darle matarile al toro. Ahí acabo el paso del sevillano por este San Isidro. Otro de tantos para Morante. FICHA DEL FESTEJO Madrid, jueves 22 de mayo de 2014. 14ª de San Isidro. Lleno de 'no hay billetes'. Cinco toros de Montalvo, muy desiguales de presentación. De juego descastado y flojo a excepcion del manso encastado tercero. Un sobrero (4º bis) de Núñez del Cuvillo, justo de trapío y de juego manso y deslucido. Finito de Córdoba, silencio tras aviso y silencio. Morante de la Puebla, silencio tras aviso y bronca. Alejandro Talavante, saludos y silencio.

Lo más visto