También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Salda parte de su deuda

El Sporting paga los 7'3 millones de euros que debía a Hacienda

El conjunto gijonés ha podido abonar a Hacienda los 7'3 millones de euros que debía pagar antes del 31 de diciembre y se ha garantizado la tranquilidad "al menos un par de campañas". Le faltan otros 4'4 millones antes del fin de 2017.

El Sporting ha realizado los trámites pertinentes para proceder al pago a la Agencia Tributaria de los 7,3 millones que debe abonar antes del 31 de diciembre, con lo que al club gijonés solo le queda pendiente el vencimiento de 4,4 millones para el 31 de diciembre de 2017. El club gijonés había abonado una cantidad similar el pasado verano, lo que garantiza un par de temporadas de tranquilidad, según ha reconocido el vicepresidente y hombre fuerte del consejo de administración, Javier Fernández. El ascenso a Primera y el considerable aumento de los ingresos que ello supone, tanto por los derechos de retransmisiones televisivas como por abonados y publicidad, sacaron al Sporting de una situación crítica, ya que en Segunda le hubiera resultado imposible pagar estos dos plazos a Hacienda. No obstante, la urgencia a la hora de hacer estos pagos obligó al Sporting a solicitar sendos créditos que fueron avalados precisamente con los ingresos procedentes de la televisión y que ya está pagando con los abonos mensuales que la Liga de Fútbol Profesional remite cada mes. Además, el aumento de ingresos ha permitido al club ponerse al día con los atrasos que mantenía con los jugadores, lo que redunda en la tranquilidad de la plantilla y en que los futbolistas se centren sólo en el aspecto deportivo. Por su parte la plantilla está de vacaciones desde el pasado viernes hasta la tarde del sábado cuando comenzará a preparar el último partido del año, que para el Sporting será el día 30 en el campo del Eibar. El Sporting no jugó esta pasada jornada, ya que debería hacerlo contra el Barcelona pero la jornada se aplazó a febrero puesto que el conjunto catalán jugó el Mundial del clubes. En el club gijonés se temía que el equipo pudiera caer a puestos de descenso por primera vez en toda la temporada si los resultados de sus rivales directos le eran contrarios, lo que no sucedió con las derrotas de Levante, Granada, Las Palmas y Rayo Vallecano.