También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Sosiego social y tensión partidista

Uno de los aspectos más notables de la situación actual es que las instituciones siguen funcionando con normalidad y que la mayoría de los españoles no parece especialmente preocupada por la situación creada. Según en reciente barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, apenas llega al dos por ciento la población que cree que el Gobierno o los partidos son un problema preocupante.  Lo que de verdad preocupa a la mayoría es el paro, seguido de la corrupción, y los problemas de índole social que empiezan a multiplicarse en las grandes ciudades.Llama la atención que la criticada reforma laboral y los llamados “recortes” apenas aparecen como un problema, lo que supone un auténtico varapalo a una izquierda que los ha convertido en un mantra para erosionar al Gobierno, ahora en funciones.El barómetro del CIS ofrece otros datos sorprendentes. Más del noventa por ciento de la población se siente satisfecha o completamente satisfecha de su vida en general, lo que da una imagen de un sosiego social muy alejada de la crispación y la tensión que intentan suscitar algunos partidos con un comportamiento que degrada la vida política. En todo caso, aparte de la preocupación dominante y lógica por el paro y la corrupción, es evidente que las instituciones funcionan porque están garantizadas por la Constitución y, también, porque el Gobierno de Rajoy tuvo la precaución de aprobar a tiempo los presupuestos para este año, que por cierto, acaban de obtener el refrendo de la Unión Europea, aunque nos advierte de que quedan pendientes reformas para asegurar el equilibrio de nuestra economía.