También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

No son lo mismo

La campaña electoral entra en su recta final la próxima semana. Por más que algunos partidos se empeñen en presentar los comicios como una cuestión nacional lo que elegimos dentro de siete días es la sensibilidad dominante en el Parlamento Europeo, que ahora cuenta con importantes competencias. Fundamentalmente hay cuatro sensibilidades en la Cámara de Bruselas: populares, socialistas, izquierda y liberales. El grupo liberal se caracteriza por albergar a diputados que justifican procesos secesionistas y por una posición radical en las cuestiones sociales. Lo socialistas han insistido durante toda la campaña en que se diferencian de los populares en la política económica porque apuestan por dejar de lado la austeridad e impulsar el crecimiento. Pero no es verdad: a estas alturas las diferencias en política económica son mínimas. Hay un consenso general. Los últimos pronunciamientos de Draghi, el gobernador del Banco Central Europeo, lo ponen de manifiesto. La deflación exige cerrar el ciclo de ajustes, de saneamiento del sistema financiero y de disciplina fiscal, y ahora el foco hay que ponerlo en el crecimiento y en los incentivos. La verdadera diferencia entre populares y socialistas, que son los que cuentan, está en las políticas sociales. Los socialistas europeos se han mostrado contrarios a la reforma de la regulación del aborto en España y han votado en los últimos años a favor de la ideología de género.

Lo más visto