También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Decepciona El Parralejo

Sólo Javier Jiménez vence a la frialdad en Valencia

El novillero Javier Jiménez cortó la única oreja del segundo festejo de la Feria de Fallas merced a torear con largura y temple al natural al cuarto novillo de El Parralejo, hierro que lidió un encierro bajo de raza.
Javier Jiménez toreando de rodillas este domingo en Valencia. EFE
Javier Jiménez toreando de rodillas este domingo en Valencia. EFE

Valencia, domingo 10 de marzo de 2013. 2 de Fallas. Un cuarto de plaza. Novillos de El Parralejo, desiguales de presentación y de juego descastado en conjunto. Todos a menos en su lidia. Aprovechable el 4º y con movilidad el 5º. Javier Jiménez, saludos y oreja. José Garrido, silencio tras aviso en ambos. Lama de Gongora, silencio y silencio tras dos avisos.                                                 ---------------------------------------------------------------------------------------- Se esperaba con ganas la novillada de El Parralejo. Máxime cuando en 2012 debutó en Valencia con dos novillos de vuelta al ruedo y desde Castellón, esta misma semana, llegaban referencias de un buen encierro. Pero no se repitió el éxito y la novillada de El Parralejo adoleció de raza y fondo. Esto, unido a la fresca temperatura ambiental, hizo que la novillada se viviese de manera gélida desde los tendidos. El único novillero que tocó pelo fue Javier Jiménez en el cuarto. A este novillo, el de más cuajo del encierro, le falto ritmo y clase a su móvil embestida. El sevillano estuvo firme y corriendo con largura la mano, si bien al trasteo le falto un punto de temple en algunos pasajes por el lado derecho. Con el novillo a menos, Jiménez logró los mejores muletazos por el lado zurdo. Lo que perdió en ligazón, se ganó en temple y largura en los pases por ese pitón. Después llegó el ya socorrido arrimón final antes de que sonase un aviso sin haber llegado a empuñar Jiménez la espada. Una espada que viajó a los bajos pero que resulto de efectos fulminantes. Los tendidos, ávidos de alegrías, pidieron y consiguieron la oreja para el novillero de Espartinas. Antes, la lidia del que abrió plaza resultó accidentada en los primeros tercios. El novillo arrolló al subalterno Lipi en dos ocasiones, obligando al peón a pasar a la enfermería. Novillo informal el de El Parralejo, correntón y sin fijeza. Sólo en dos tandas cerrado en tablas quiso seguir las telas de Javier Jiménez, que templó y ligó en ellas. Pero el novillo pronto se orientó y la faena no término de levantar el vuelo. Gustó y se jaleó el recibo a la Verónica de José Garrido al segundo, un ejemplar que se movió pero con escasa clase. Firmeza y buen sentido del toreo mostró el novillero pacense, sobre todo en una buena tanda al natural bien resuelta. Quiso insistir en la distancia corta después llegando a ser volteado. Un pinchazo hondo en todo lo alto tumbó al novillo. Comenzó la faena al quinto Garrido en los medios. Impávida la planta por estatuarios y el novillo con buen aire en sus embestidas. Apuntaron mucho las primeras dos tandas a derechas, encajado y tirando del novillo que se desplazó con largura y buen son. Pero todo comenzó a venirse abajo cuando el temple se perdió, el novillo se violentó por ello y Garrido acortó distancias ahogando al animal. Pese al intento de Garrido por agradar, su lógica bisoñez salió a flote. Tiempo habrá de pulir defectos quien en apenas una semana ha toreado sus dos primeras novilladas picadas en Olivenza y Valencia.   Altón y vareado de carnes salió el tercero. Se empleó en el primer puyazo y llego con bien son al tercio de muleta. Sin probaturas, Lama de Gongora desgranó tres tandas de buen trazo en redondo, acompasando con gusto las embestidas del novillo. Posee un buen embroque Lama y eso llegó al tendido. Pero el utrero de El Parralejo duró hasta ahí, perdiendo la faena en ligazón y unidad desde entonces, algo que ya no recobró. Con la noche ya echada sobre la capital del Turia, el que hizo sexto hizo concebir alguna esperanza que pronto se disiparon. En esta ocasión, se vio a un Lama de Góngora buscando en exceso las ventajas.

Lo más visto