También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea editorial, viernes 19 de julio de 2013

Sin libertad religiosa, no habrá primavera árabe

La guerra siria ha provocado cerca de 2 millones de refugiados, según advirtió ayer el Alto Comisario de la ONU. Desde el inicio del conflicto, hace ahora dos años, han muerto más de 100 mil personas, sin que se vislumbre una salida aceptable. Tanto el triunfo del régimen como la victoria de la oposición abrirían un terrible escenario de venganzas sectarias con enorme potencial desestabilizador para toda la región, particularmente en el Líbano, donde el equilibrio social amenaza con saltar por los aires. Han pasado 2 años y medio desde el inicio de la llamada primavera árabe, y si algo ha quedado claro es que no es fácil encauzar el descontento contra sus regímenes despóticos. El caso egipcio es paradigmático. Un golpe militar como el que allí acaba de producirse no puede considerarse una solución idónea, pero ha servido para abrir un debate imprescindible para que la democracia pueda arraigar en el mundo árabe. La minoría cristiana y la Universidad de Al Azhar, la primera autoridad musulmana, coinciden en su apuesta por una Constitución en la que cristianos y musulmanes tengan los mismos derechos. La libertad religiosa es necesaria para una democracia con un gobierno limitado y respetuoso de los derechos de los ciudadanos. Sólo así es posible superar la dicotomía entre islamismo y dictadura militar, y encauzar situaciones como la siria, donde hoy por hoy parece imposible la convivencia, por la sencilla razón de que el que pierda se arriesga a ser tiranizado o incluso aniquilado por la facción islamista rival.
  • cope.es
  • cope.es

Lo más visto