También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MADRID

Sin apuesta no hay triunfo

El primer festejo de la Feria de Otoño celebrado este jueves en Las Ventas transcurrió entre la descastada y floja condición de la novilladas de El Torreón y la escasa apuesta de los tres novilleros actuantes.
Natural de Alejandro Marcos al sobrero de Dolores Rufino que...
Natural de Alejandro Marcos al sobrero de Dolores Rufino que se lidió en quinto lugar. LAS-VENTAS.COM

El novillo que abrió plaza y feria resultó tan noble y enclasado como falto de fortaleza. Se derrumbó en varias ocasiones en los primeros tercios, pero el palco optó erróneamente por mantenerlo en el ruedo. Quien pagó las consecuencias fue Filiberto. El murciano apenas pudo lucir ante tan invalido oponente. Todo fue un simulacro, ya que en cada tando el novillo acababa dando con su anatomía en el ruedo. Intentó aplicar temple ante tan febles embestidas, pero no hubo manera de ligar más de tres pases por serie.El cuarto fue el novillo que más y mejor se movió del quinteto de El Torreón. Tuvo alegría y buen son por ambos pitones. Comenzó dándole distancias Filiberto, en los medios, justo cuando más azotaba en viento sobre la plaza. Se templó a izquierdas el novillero, corriendo la mano con temple y largura pero sin terminar de ajustarse con el novillo. Labor intermitente del de Calasparra que acabó con un espadazo caído. Los tendidos se dividieron cuando salió a saludar.Sin estar sobrado de fuerza, aguantó el primero del lote de Alejandro Marcos. Tuvo sus veinte arrancadas potables el de El Torreón, que desaprovechó el novillero salmantino con un toreo periférico y de expulsión. Es verdad que hubo ligazón, pero sin el compromiso necesario en el embroque. Algo que en Madrid es de vital importancia. Después hubo un par de tandas al natural más ajustadas, pero con el novillo ya más desfondado. No se redondeó nada.Volvió a chiqueros por su flojera la birria que había salido como quinto. El sobrero, con el hierro de Dolores Rufino, fue el padre de todos los novillos de César Rincón por cuajo. Después, el novillo desarrolló una mansedumbre no exenta de cierta casta. Tuvo movilidad y rompió en una tanda por el pitón izquierdo. El salmantino firmó una primera mitad de trasteo plano y amontonado, en series a derechas sin poso ni apuesta. Al natural mandó más en una serie postrera. Pero a Marcos le faltó confiarse siempre. La estocada hizo guardia y retrasó la muerte del animal. Después se atascó con el descabello.Al tercero le faltó de todo. Trapío, casta, fuerzas... Mala combinación. Joaquín Galdós pasó mucho tiempo delante de la cara del novillo. Pero sin sacar nada en claro. Abusó del cite perfilero y del toreo lineal a media altura. Se pasó de faena en una sucesión de series sin contenido y un arrimón final sin mucho sentido ante un ejemplar totalmente venido a menos.Al sexto le sopló dos buenos pares de banderillas Raúl Adrada. El coloradito de El Torreón se dejó sin más en el tercio de muleta. Pero tampoco estuvo despejado de ideas Galdós. No terminó de verlo claro ni con las distancias ni con las alturas en una labor espesa que se vivió sin ningún interés con unos tendidos ya en retirada y con el novillo totalmente desfondado.

FICHA DEL FESTEJO

Madrid, jueves 1 de octubre de 2015. 1ª de Feria. Casi media plaza.

Cinco novillos de El Torreón, justos de presentación. Inválido el noble primero; un segundo manejable dentro de su falta de raza; sin trapío el flojo y soso tercero; noble y con alegría el cuarto; a menos el sexto. Un sobrero de Dolores Rufino (5º bis), con cuajo y de juego manso y encastado.

Filiberto, silencio y división al saludar.

Alejandro Marcos, silencio tras aviso y silencio tras aviso.

Joaquín Galdós, silencio y silencio.

Lo más visto