También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Mediodía 29 julio 2013

Santiago no puede dividir

Tras la declaración ayer ante el juez del maquinista del accidente de Santiago, la investigación de las causas del descarrilamiento pasa a primer plano. Se insinúan ya algunas polémicas en torno a la tragedia. Nuñez Feijóo, este fin de semana, ha reclamado que la indagación para aclarar lo sucedido se haga sin prisas aunque haya importantes intereses económicos en juego. La alta velocidad es uno de las actividades más competitivas de la economía española y el siniestro del Alvia puede haber dañado ya nuestra imagen de marca en el exterior. Pero lleva razón el presidente de la Xunta de Galicia: ningún interés económico puede anteponerse  a una investigación exhaustiva. Hay quien apunta que  si el tren hubiera tenido el sistema de frenado automático que se utiliza en otros tramos se podría haber evitado el descarrilamiento. Habrá que determinar si eso es cierto y si debía tenerlo. También hay quien señala que los sistemas de rescate no acudieron con toda la celeridad necesaria. Todo debe ser aclarado. Pero no podemos pensar que el tren se estrelló porque no se había creado y aplicado un sistema perfecto. No hay sistemas perfectos que eviten de forma absoluta el error humano. Sería una nueva tragedia que la unidad entre los españoles que había generado el accidente se rompa por la atribución de las culpas, por intereses políticos, económicos y periodísticos. Ya tenemos experiencia de eso en nuestra reciente historia.