También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Ha afectado 34 a niños

La salmonella detectada en una guardería en Arguineguín tiene su origen en alimentos contaminados

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha dado a conocer este miércoles los resultados del informe epidemiológico preliminar sobre el brote de toxiinfección alimentaria por Salmonella Enteritidis en la guardería Ositos de Arguineguín, en el municipio de Mogán (Gran Canaria), de los que se desprende que se produjo por el consumo de alimentos contaminados.

Al respecto, matizó que a falta de la tipificación de las cepas enviadas para su estudio al Centro Nacional de Microbiología de Majadahonda, en Madrid, el Servicio de Epidemiología de la Dirección General de Salud Pública concluye que se trata de un brote epidémico de salmonella producido por el consumo de alimentos contaminados que tuvo como factores desencadenantes la presencia de trabajadores portadores sanos de salmonella y "deficiencias" higiénicas en la manipulación de los alimentos servidos en el centro infantil.    Este hecho supuso la contaminación de los mismos antes de su consumo, según informó el Gobierno canario en un comunicado.    Los hechos se remontan al 12 de marzo, cuando el Centro de Salud de Arguineguín notificó a la Dirección General de Salud Pública la existencia de 8 niños que presentaban un cuadro de gastroenteritis aguda, caracterizada por dolores abdominales, náuseas, vómitos y diarreas, teniendo en común todos los casos la asistencia a la guardería de esa localidad.    Los afectados estaban en buen estado de hidratación y no revestían gravedad, no habiéndose producido ningún ingreso hasta ese momento. Posteriormente, la Dirección General de Salud Pública ante la posibilidad de un brote epidémico de origen alimentario, dio aviso de la existencia de esa sospecha al Área de Salud de Gran Canaria para que se realizara la inspección de la citada guardería y se actuara según lo establecido en este tipo de situaciones.    Asimismo, se indicó a los profesionales sanitarios del Centro de Salud de Arguineguín que comunicasen "de manera inmediata" a la Sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública cualquier nuevo caso sospechoso que pudieran detectar.    Al día siguiente, 13 de marzo, se identificaron y notificaron a la Dirección General de Salud Pública más casos en los que se incluían incluso fiebre alta, y es ese mismo día cuando comienzan a producirse ingresos hospitalarios entre los casos diagnosticados. Las características clínicas y epidemiológicas del brote hacen sospechar la existencia de una Toxiinfección Alimentaria por Salmonella.    Ante estos casos se realización las encuestas epidemiológicas a los familiares de los afectados que se pudieron identificar y se recabó información al director de la guardería. AFECTÓ A 34 NIÑOS    En cuanto a las características del brote, la Consejería de Sanidad ha tenido conocimiento de que afectó a un total de 34 niños, de los que 17 fueron hospitalizados, quedando todos ellos como casos confirmados y a 30 se les aisló por Salmonella Enteritidis.    A los niños que afectó tenían entre 12 y 28 meses, siendo 16 niños y 18 niñas. De los niños hospitalizados (17) siete eran niños y diez niñas.    Asimismo, todos los casos presentaron dolor abdominal, fiebre, diarreas, vómitos y malestar general. El primer caso inició los síntomas a las 23.00 horas del 11 de marzo y el último a las 19.00 horas del 14 de marzo, siendo el periodo de incubación mínimo de 11 horas y el máximo de 67 horas, con una mediana de 23 horas, todo ello compatible con un cuadro de gastroenteritis aguda por Salmonella transmitida por alimentos.    En este sentido, se puntualizó que todos los casos tenían en común la asistencia a la guardería y la ingesta de alimentos en ese centro infantil.    Respecto a la investigación epidemiológica llevada a cabo se realizó en base a las características clínicas y epidemiológicas de los casos, el estudio de las encuestas epidemiológicas y los alimentos consumidos por los afectados y en base a los resultados analíticos de las muestras de los afectados, de los alimentos consumidos y de los manipuladores de alimentos del centro infantil.    De esta forma, el 13 de marzo la Inspección Sanitaria del Área de Salud de Gran Canaria realizó la inspección del centro, la toma de muestras de alimentos y estableció el procedimiento para la entrega de las muestras de heces de los trabajadores del centro, obteniéndose muestras de 30 enfermos asistidos e ingresados, de los que el 100 por 100 dieron aislamiento positivo a Salmonella Enteritidis.    Posteriormente, las muestras de alimentos y los trabajadores del centro fueron procesadas por el Laboratorio de Salud Pública del Área de Salud de Gran Canaria. En cuanto a las muestras de alimentos, se tomaron de estofado vacuno, puré de verduras, ensaladilla rusa y peras, aislándose Salmonella en la muestra de ensaladilla rusa.    También analizaron muestras de heces de los 17 trabajadores del establecimiento, ninguno de los cuales había enfermado, apareciendo 10 casps positivos a Salmonella, puntualizando que uno de esos trabajadores que dio positivo había estado de baja entre dos y tres semanas antes de la aparición de primer caso por un cuadro de diarreas y náuseas.    Finalmente, se concluye que la distribución por edades de los casos y la no presencia de enfermos entre los trabajadores del centro, "permite sospechar que la carga bacteriana de los alimentos contaminados no era excesiva pero sí la suficiente para hacer enfermar a la población infantil más vulnerable".