También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 03/01/2014

Rumanos y búlgaros, por fin europeos de pleno derecho

Desde el 1 de enero, búlgaros y rumanos pueden viajar sin restricciones por toda la Unión Europea. Se pone fin a una insólita anomalía, introducida en los acuerdos de adhesión de estos dos países, que por el miedo de los países ricos a una avalancha de inmigrantes, establecieron para Bulgaria y Rumanía una moratoria de 7 años en la libre circulación de personas. El fin de la moratoria se produce en un momento quizá poco oportuno, con una fuerte crisis golpeando a muchos países de la Unión. No es que haya que temer una emigración masiva de personas de estos países. Todos los expertos descartan esa hipótesis, que, en todo caso, más que un problema, sería una bendición para el país de acogida, teniendo en cuenta el invierno demográfico y el hecho que la población más propensa a emigrar es la más joven y mejor formada. Pero a pocos meses de las elecciones europeas la inmigración se ha convertido en un asunto políticamente explosivo. El problema no son sólo ya los nacionalismos radicales. El populismo ha impregnado la agenda política del continente. El Primer Ministro británico y la CSU bávara, socia de gobierno en Alemania, proponen restringir las prestaciones sociales para rumanos y búlgaros, mientras que los socialistas franceses han tratado hasta el último momento de ampliar la moratoria. 2014 podría ser un año histórico para la construcción europea, si se consolidan avances como el de la Unión bancaria, pero todo el edificio podría derrumbarse si los líderes europeos insisten en alimentar las bajas pasiones xenófobas de algunos sectores de la población.

Lo más visto