También en directo
Ahora en vídeo
TOROS | 4ª de San Isidro

Román recupera crédito

El novillero Román paseó este lunes la única oreja de la primera novillada de la Feria de San Isidro. Defraudó el descastado encierro de Fuente Ymbro con el que se vio a un maduro y firme José Garrido. Mario Diéguez pasó sin hacer ruido.
Román paseó la única oreja de la primera novillada de...

De 

Tras el paso en falso por su Valencia, Román se la jugaba en Madrid. Debut además. La alternativa en Nimes en el horizonte y la necesidad de un toque de atención. Sin ser una tarde redonda y con todos los peros a la vuelta dada en su primero y a la oreja paseada en el quinto, Román recuperó un crédito con una actuación madura y solvente. Supo plantear sus dos faenas e incluso correr la mano cuando los de Fuente Ymbro se lo permitieron.Estrechito de todo salió el segundo. Mal estilo en su embestida y en huida constante a tablas. Román planteó batalla en la zona de la Puerta Grande, sujetando al toro a base de dejarle la muleta puesta entre pase y pase. Una buena tanda a derechas y el toro se orientó del todo. Después llegaron los atropellos, las ganas, un arreón y una estocada al encuentro de defectuosa ejecución y colocación. La vuelta llegó por cuenta de Román.Con el desclasado quinto el valenciano firmó una faena en tono decreciente y de irregular unidad. Hubo buenos muletazos, de limpio y largo trazo, con otros más amontonados y tropezados cuando el novillo se quedaba más en corto. Lo mejor llegó al final con un buen ramilletes de bernadinas. Ajuste y riesgo a partes iguales. La estocada corta y un descabello que hizo que de nuevo aflorasen los pañuelos en los tendidos. La oreja sonó a valoración global del conjunto y a la forma de afrontar su debut en Las Ventas.El resto de la novillada tuvo tan poca historia como el juego del encierro de Fuente Ymbro. Madrid y Ricardo Gallardo siguen sin encontrarse. Lejos quedan esas novilladas espectaculares de juego y resultados. Gallardo, que comenzó con aires optimistas acabó casi escondido en su burladero de callejón.Que el primero de Fuente Ymbro iba a estar ayuno de fuerza se vio rápido. Lo que tardó en perder las manos reiteradamente tras salir de los lances de recibo. Mal lidiado y picado, la movilidad inicial tornó en dudas y parones. Se puso el sevillano Mario Diéguez, aguantó las miradas del novillo, se salvó de la primera colada pero no de la segunda. Voló por los aires, espectacular el giro. Sin consecuencia afortunadamente. Volvió a la cara del animal, pero este había entregado hacía tiempo la cuchara. Lo pasaportó de una eficaz estocada.El cuarto voló hasta el callejón. Limpio el salto y enorme el susto a los pobladores del callejón. El fuelle del 'fuenteymbro' se apagó con el salto. Pocas opciones para un Diéguez que compuso bien aunque sin la emoción necesaria para calar en los tendidos. Le faltó poner fin antes a un trasteo que alargó sin mucho sentido.Miró varias veces al callejón el tercero. Más anchito de sienes, el de Fuente Ymbro siempre embistió a media altura. Medida la entrega y la raza. Garrido muy firme, desde el capote. La faena de muleta tuvo un esperanzador inicio. El extremeño no movió las zapatillas, provocando y tirando mucho del animal. Pero todo acabó con una tanda de buen trazo al natural. Desde ahí el novillo no quiso más pelea y todo se fue diluyendo. Tampoco lo vio claro Garrido con la espada. Hasta la puerta de chiqueros se fue Garrido a recibir al sexto. Jandilla total en las hechuras que traía. Brilló El Fini con los palos antes de que el pacense lo intentase en vano con un novillo que tenía más interés en buscar los adentros que de seguir la muleta. La ligazón era imposible. El novillero persiguiendo al novillo. El mundo al revés. Le faltó lote a Garrido para mostrar sus poderosas armas. Esta vez no hubo oponentes con ganas de guerra aunque se agradeció su entrega. FICHA DEL FESTEJO  Madrid, lunes 12 de mayo de 2014. 4ª de Feria. Dos tercios de plaza. Novillos de Fuente Ymbro, desiguales de presentación. Manso e inválido el primero; descastado y embestidor el segundo;  manso y sin entrega el tercero; desrazado y soso el cuarto; manejable y sin clase el quinto; manso y huidizo el sexto. Mario Diéguez, saludos y silencio tras aviso.  Román, vuelta protestada y oreja protestada. José Garrido, silencio tras aviso y palmas.

Lo más visto