También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LÍNEA EDITORIAL

Roma y Moscú, en defensa del alma de Europa

Mientras el foco estaba puesto en la visita del Presidente Putin al Vaticano, se han ido produciendo estos días diversos acontecimientos y reuniones a diversos niveles entre Roma y el Patriarcado de Moscú, en los que podría estar fraguándose un movimiento de gran trascendencia tanto para la unidad de los cristianos, como del futuro del continente europeo. Desde ayer y hasta el sábado, el “número 2” de la Ortodoxia rusa, el Metropolita Hilarión, encabeza en Polonia una delegación de eclesiásticos, personalidades de la cultura y políticos, en un encuentro bilateral sobre «El futuro del cristianismo en Europa». El evento da continuidad al histórico mensaje conjunto firmado en 2012 por el Patriarca Cirilo y el Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, con el que se daban por superados siglos de desencuentros. Una de las principales razones que hacen posible esta nueva etapa es que la Iglesia ortodoxa rusa ya no quiere ataduras con el poder ni que el nacionalismo se interponga en el anuncio del Evangelio. Cuando el parlamento prorruso de Ucrania acaba de dar un portazo a la Unión Europea y se perfila una nueva división política en Europa, los avances en la relación entre católicos y ortodoxos remiten a una unidad de fondo en el continente. Con las lógicas diferencias y matices, del Atlántico a los Urales hay unas raíces cristianas comunes que implican una determinada visión del ser humano y de su dignidad. Que Roma y Moscú se unan en defensa de ese legado de civilización en una noticia esperanzadora para todos los europeos.