También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
PESE A LA ESCASEZ DE LLUVIAS

La Rioja cerró en 2012 otra buena campaña de incendios forestales

El año pasado se produjeron en La Rioja un total de 105 siniestros (23 más que en 2011) en los que resultaron afectadas 109 hectáreas (46,4 más que la campaña anterior), de las cuales 17,4 eran superficie arbolada. Sólo en los meses de febrero y marzo se registraron 42 siniestros y se quemó el 47,5% de la superficie forestal afectada.

El director general de Medio Natural, Miguel Urbiola, ha presentado hoy el balance de la campaña de incendios de 2012 en La Rioja, que ha calificado como “positivo”, teniendo en cuenta que ha sido un mal año climatológico, que no ha habido que lamentar ningún incidente de gravedad y que los datos de siniestralidad son los más bajos de España. Y es que la meteorología adversa sufrida a finales del pasado invierno, con escasas lluvias y el ligero incremento de quemas intencionadas relacionadas con prácticas agrícolas inadecuadas, han causado un aumento del número de siniestros, aunque la superficie forestal afectada se mantiene por debajo de la media de los últimos diez años. La temporada de alto riesgo también se completó con un saldo satisfactorio. Al cierre de la campaña, la superficie forestal media quemada se ha situado en 1,04 hectáreas, manteniéndose por debajo de la media del último decenio. De los 105 siniestros registrados el año pasado, 77 fueron conatos (afectaron a menos de una hectárea) y 28 incendios. El incendio de mayor extensión tuvo lugar en agosto en Ribafrecha, como consecuencia de la quema de restos agrícolas. Se quemaron 12,16 hectáreas, de las cuales 1,62 eran superficie arbolada. La mayor parte de los incendios se siguen concentrando en el valle del Ebro y su origen mayoritario siguen siendo las prácticas agrícolas inadecuadas como la limpieza de terrenos, ribazos y acequias de riego con empleo de fuego y la quema incontrolada de residuos agrícolas. En relación con el origen de los siniestros, el 87% de los incendios se debieron al factor humano, de los que un 17% fueron negligencias y causas accidentales y un 54% tuvieron su origen en quemas intencionadas. En un 7,62 % de los casos no llegó a determinarse la causa del incendio.