También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 05/04/2015

La resurrección de Cristo, "una fuerza imparable"

La Resurrección de Cristo es el momento culminante del Evangelio, el que de modo definitivo certifica la autenticidad del mensaje de Jesús de Nazaret. El Domingo de Resurrección es también el día en que la recién instituida Iglesia descubre su razón de ser: ir y anunciar a todos los pueblos el Evangelio. Los apóstoles, dispersos y atemorizados con el prendimiento de su Maestro, son enviados a los confines de la tierra a anunciar la noticia que ha cambiado la historia: Dios mismo se ha sumergido en la ciénaga de la muerte para rescatar a sus amadas ovejas perdidas y devolverlas con Él a la vida. Allí nace “una fuerza imparable”, escribe el Papa en su exhortación Evangelii Gaudium. En medio de tantas “injusticias, maldades, indiferencias y crueldades”, aparecen siempre “gérmenes de ese mundo nuevo”, redimido por Jesús en la cruz. Los discípulos del Resucitado son llamados a continuar su obra, con la certeza de que el triunfo final ha sido ya conquistado, pero conscientes también de que no van a faltarles tribulaciones. La entrega total de Jesús marca su camino: el de una Iglesia que no debe buscar honores ni riquezas, sino servir a los demás, sobre todo a los más pobres. Y ésa es, en síntesis, la historia de la Iglesia, a pesar de todas las infidelidades y pecados de sus hijos. Cada signo de amor por los demás es una especie de eco de ese encuentro inesperado con Jesús resucitado. Porque, como escribe Francisco, “su resurrección no es algo del pasado”, sino un acontecimiento que ha penetrado y cambiado definitivamente el sentido de la historia.

Lo más visto