También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Responsabilidades políticas

El caso de los titiriteros que el pasado viernes representaron una función de guiñoles para niños en la que se ensalzó el terrorismo y la violencia contra la religión, exige que se asuman responsabilidades políticas. No se puede liquidar este grave asunto con el cese de los programadores.El PSOE ha pedido la dimisión de Celia Mayer, la concejala de Cultura que fue la responsable de que la función tuviera lugar. No es la primera vez que Mayer se equivoca gravemente y utiliza de forma sectaria su cargo. El modo en el que ha aplicado la ley de Memoria Histórica revela un uso ideológico de sus competencias, que va más allá de lo que debe permitir una sociedad sanamente plural.No es tampoco la primera vez que el equipo de la alcaldesa Carmena se ve envuelto en un escándalo. La alcaldesa no es una figura decorativa o representativa en una corporación municipal. Si Carmena no tiene capacidad de controlar a su equipo de Gobierno, si no tiene fuerza para evitar que sus concejales vulneren derechos como la libertad de expresión, la libertad religiosa o la memoria de las víctimas del terrorismo, debe abandonar su puesto.Carmena es alcaldesa de Madrid porque contó con el apoyo del PSOE. Esperanza Aguirre, que ganó las elecciones, ofreció a los socialistas la alcaldía para que no gobernara Ahora Madrid. Los socialistas no pueden rasgarse las vestiduras con lo que hace Carmena sin cambiar su política municipal en Madrid.

Lo más visto