También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La regeneración es cosa de todos

  • cope.es
  • cope.es

La vida política en España necesita grandes dosis de prudencia y reflexión. Los escándalos de corrupción y los efectos sociales de la crisis exacerban, con razón, las pasiones de los ciudadanos y movilizan las voluntades hacia posiciones regeneracionistas que prometen aire nuevo. Hasta aquí, nada que objetar. El problema aparece cuando los afanes regeneracionistas se venden en forma de certificados de pureza.Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, ha hecho de la cruzada contra la corrupción el hilo conductor de la campaña electoral. Tiene razón cuando dice que España necesita un proyecto de país, pero desbarra cuando afirma que ese proyecto debe ser liderado solo por quienes han nacido ya en democracia. Haber nacido en democracia no es un mérito, y haber participado activamente en la vida política, desde 1978 hasta nuestros días, no es un vicio. No es verdad que la política sea una ciénaga, ni que los políticos sean infames. La sospecha como principio conduce a la exclusión, al tiempo que convierte la vida política en un asunto de puros e impuros, buenos y malos.Está claro que estamos en campaña y que los líderes buscan el efectismo, que la corrupción se ha convertido en el producto estrella y que hay mucho que regenerar. Pero es mejor andarse con cuidado. Durante decenios los españoles hemos jugado a la confrontación por razones ideológicas. No es hora de nuevas fisuras, sino de una verdadera cooperación que haga posible ese anhelado proyecto de país.