También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Madrugada. Lunes, 1 de julio de 2013

La Realidad Inventada

Esquerra Republicana se ha lanzado a urgir la consulta soberanista para Cataluña, porque según las demagógicas palabras de sus dirigentes todo está a punto y no se puede esperar ni un segundo más. No hay que descartar ahora, según dicen, incluso la convocatoria de unas elecciones plebiscitarias. Espoleados por el desplome de CiU en las encuestas y a rebufo del espectáculo montado este sábado en el Camp Nou, la izquierda radical no ha dudado en echarse al monte y dar una vuelta de tuerca más en el desafío independentista, en el que ha estado acompañada, en diferente grado y entusiasmo por otros partidos nacionalistas. Conviene aprovechar estas situaciones de confusión interesada para desvelar alguno de los recurrentes mecanismos que pone en marcha el delirio secesionista, que se cimenta fundamentalmente sobre una realidad inventada. El primero y más recurrente de esos mecanismos es el secuestro de la llamada voluntad del pueblo. Lo que Cataluña entera pensaría sería lo que piensa y desea una parte de la clase política. Según este planteamiento, la sociedad entera estaría demandando, con auténtico clamor, el derecho a decidir, que en realidad significa en este caso decidir unilateralmente separarse de España. El envoltorio emocional se completa con la utilización de palabras talismán. Así por ejemplo, el concierto del sábado se presentó como el “Concierto por la Libertad”, con mayúscula, una libertad que, supuestamente, los catalanes tendrían que conquistar. Pero la libertad absolutizada sin verdad no sirve al bien común. Al contrario, termina por arrojarse contra el enemigo imaginario y ponerse al servicio de la división y la fractura; lo último que, particularmente en estos momentos de profunda crisis moral, necesitan Cataluña y el resto de España.

Lo más visto