También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Emisión de facturas falsas

Ramoncín, en el banquillo

Ramoncín justifica en su "talento" los proyectos que cobró de la SGAE
Audiencia Nacional
Audiencia Nacional

Durante alrededor de dos horas y media, José Ramón Márquez, Ramoncín, ha contestado a las preguntas del fiscal de la Audiencia Nacional, donde se ha iniciado el juicio en el que se acusa al cantante de urdir, junto a tres directivos de la SGAE, una trama de emisión de facturan falsas. Uno por uno, Ramoncín fue explicando los diferentes proyectos que presentó a José Luis Rodríguez Neri, acusado también en este proceso, la motivación de cada uno de ellos y lo que cobró por los mismos, en lo que ha considerado una transacción normal por trabajos en los que él aportaba especialmente su "talento". "Hay una cosa que se llama talento y aporta el creador, y en este caso el que aporta el talento soy yo", ha afirmado, además de asegurar que él era un talento que la SGAE "no podía dejar marchar porque sí. Conocía los mecanismos y les venía muy bien que continuara por los conocimientos que tengo". Ramoncín está acusado de urdir una trama de emisión de facturas falsas, por la que se sustrajeron 57.402 euros a esa entidad, unos hechos por los que la Fiscalía Anticorrupción solicita 4 años y 10 meses de cárcel (2 años y 10 meses por apropiación indebida y 2 años más por falsedad documental), así como una multa de 13.924 euros por delito societario. El cantante ha asegurado en su declaración que en el tiempo en que perteneció a la Junta Directiva de la SGAE, desde 1989 hasta 2007, únicamente recibió dinero de esta sociedad en concepto de dietas por asistencia a los Consejos de Administración. Transcurrido ese tiempo y hasta 2011, fue consejero emérito. El acusado ha explicado que por su larga vinculación y experiencia estuvo vinculado con la SDAE, filial digital de la SGAE. "Yo no era un talento que se podía marchar de la Sociedad porque sí", ha advertido y ha afirmado que no tiene deudas con la SGAE: "Tengo anticipos sobre derechos de autor, que luego voy devolviendo" (una práctica aprobada en los estatutos). Ha recordado que en el año 2006 era víctima de persecución y era apedreado en los escenarios: "Me insultaban y vapuleaban. Mi vida era imposible como cantante. Tuve que buscarme la vida y decidí hacer cosas en otros lugares, como la Sociedad Digital". Fue entonces cuando diseñó el proyecto El Creador, se lo presentó a Galindo, director general de la Fundación Autor, y posteriormente a Neri, ya que podía ser interesante para la plataforma digital el Portal Latino, que tenía a la SDAE como único socio. "Era bueno que la SGAE hiciera un programa y lo trasladara al resto de televisiones", ha seguido manteniendo. Sobre otro de sus proyectos, el llamado como Caja fuerte virtual, ha explicado que España estaba en todas las listas negras en cuanto a la propiedad intelectual y, por ello, entregó una tutorial sobre el mismo, que luego tenían que desarrollar otros, y cobró por ello, 5.800 euros."No se realizó, porque se quitaron los protecciones para las descargas". En relación con las preguntas sobre "un préstamo personal" que le hizo Neri, "como amigo", en palabras de Ramoncín, "se pretende hacer ver que tenemos un arreglito", ha remarcado. Sobre el proyecto Hablamos el mismo idioma, vinculado a un programa en defensa del español, ha dicho: "Tenía una idea, no solo quería diseñarlo sino hacer algunos programas y luego venderlos. Recibí una cantidad anticipada sobre esta idea que está en manos de productores y directivos de televisión (...) El dinero que me dieron era un adelanto, que al haberlo vendido tengo que ir devolviendo". Finalmente, ha contestado a las preguntas sobre otro de su trabajos, Elaboración del proyecto de divulgación de derechos de autor", para difundirlo en los ayuntamientos, por el que cargó una factura de 6.962 euros. "Dije que elaboraba el proyecto, pero que no quería poner la cara por mi situación personal. En un principio se llegó a un acuerdo con ayuntamientos, pero finalmente no se llevó a cabo". Sobre el pago por el adelanto de la indemnización contemplada en la sentencia del Tribunal Supremo de 2011, ha dejado claro que "en la SGAE decidieron llegar a un acuerdo y no cobrar el dinero a los condenados. Pero yo dije que no, que quería cobrar la parte que me correspondía: acordamos que fueran 5.500 euros".

Lo más visto