También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Rajoy en Barcelona

Este fin de semana Rajoy ha realizado su primer viaje a Barcelona después de la seudo-consulta del pasado 9 de noviembre. El presidente del Gobierno ha esperado a que Artur Mas desvelara sus intenciones. Y una vez que se ha sabido que su propósito es declarar la independencia de forma unilateral en el plazo de año y medio, Rajoy ha intervenido.El discurso del pasado sábado demuestra que el presidente del Gobierno cuando quiere saber hacer política. En una intervención contundente, supo poner al descubierto las falacias que esconde el proyecto secesionista, su falta de apoyo mayoritario y el perjuicio que ha causado a Cataluña. Durante demasiado tiempo han faltado este tipo de juicios claros y de exposiciones nítidas que supongan una alternativa a la propaganda de lluvia fina que utiliza el nacionalismo ahora independentista.Pero el discurso del pasado sábado no puede considerarse el final de nada. Debería ser el inicio de una tarea paciente e insistente. En los próximos dos años se decide el futuro de Cataluña. Un tercio de los catalanes está claramente por la independencia, otro tercio es claramente constitucionalista. Todo depende del tercer tercio que no se ha definido. El futuro depende de que este Gobierno y el próximo hagan verdadera política, hablen claro y tomen iniciativas. No se gana jugando simplemente a la contra, por eso deben poner al independentismo frente a sus propias contradicciones que son muchas. El enfrentamiento entre ERC y Mas por la lista única, es una de ellas.