También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Tres buenos novillos de Javier Molina

Rafael Cerro, actitud y firmeza

El extremeño Rafael Cerro fue el actuante que mejores aptitudes demostró en la primera novillada del ciclo de novilleros que ha tenido lugar este domingo en Las Ventas. Pese a fallar a espadas, sus dos faenas fueron las más destacadas y se ganó a pulso un puesto en la final del domingo 28.
Larga de Rafael Cerro a su primer novillo de Javier...
Larga de Rafael Cerro a su primer novillo de Javier Molina. LAS-VENTAS.COM

Madrid, domingo 7 de abril de 2013. Un quinto de plaza. Novillos de Javier Molina, correctos de presentación y de comportamiento desigual. Destacaron por su juego los tres primeros. Raúl Cámara, división al saludar y silencio tras aviso. Antonio Puerta, silencio tras aviso en ambos. Rafael Cerro, saludos tras dos avisos y silencio tras dos avisos.

     

El primer festejo novilleril que se celebrará durante todo el mes de abril en Las Ventas tuvo un solo protagonista. Rafael Cerro. El extremeño demostró su valor y firmeza durante toda la tarde y su actitud caló en los tendidos del coso madrileño. Su fallo a espadas le privó tocar pelo pero se ganó finalmente su paso a la final del domingo 28.

Sus compañeros de terna, Raúl Cámara y Antonio Puerta desperdiciaron un novillo cada uno y demostraron que el compromiso les vino demasiado grande.

Rafael Cerro ya demostró sus cartas en un quite por saltilleras al segundo novillo. Después, con el primero de su lote, Cerro se fue a portagayola para hilvanar después dos buenas tandas a derechas, llenas de temple y mando. Después el utrero de Javier Molina pidió los papeles y exigió más a partir de la tercera tanda. Cerro no volvió nunca la cara y llegó a ser volteado hasta en dos ocasiones. Lo realizado quedó difuminado por el mal uso del estoque de muerte.

De nuevo se fue a la puerta de chiqueros Rafael Cerro en el sexto, al que tras la larga sujetó en unas poderosas verónicas casi rodilla en tierra. Sin embargo, el novillo desarrolló asperezas en el último tercio y ahí fue donde de nuevo salió a flote la actitud del novillero extremeño, que aguantó tarascadas y coladas sin apenas inmutarse. Sin embargo, se le volvieron a fundir los plomos a la hora de atacar con la espada.

El primer se empleó en varas y tuvo nobleza y buen son en la muleta aunque no excesiva fortaleza. Cámara nunca supo tocar las teclas del temple y la distancia que demandaba el novillo y alargó sin mucho sentido la faena. Lo mejor llegó al final, con el excelente volapié con la que concluyó su obra.

El cuarto fue el novillo más deslucido y pese a la voluntad del marciano por estar en la cara del novillo buscando el lucimiento, la faena no rompió nunca.

Buen novillo fue el segundo, pronto en el caballo y recargando en el peto, llegó a la muleta embistiendo con prontitud y recorrido por ambos pitones. Antonio Puerta hilvanó una faena de poco reposo, sin terminar de coger nunca el pulso al animal de Molina. La ovación con la que se despidió al novillo y el silencio hacia novillero, dejaron a las claras quien se ganó la pelea.

El quinto apunto muy buenas condiciones en los primeros tercios. Se arrancó con alegría al caballo y empujó con clase en los dos puyazos que tomó. Pero después se vino abajo por escasez de fuerza. Puerta, que brindó a Pepín Liria, volvió a realizar una faena larguísima pero de escasa brillantez.

Lo más visto