También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
A los periodistas

"Quiero una Iglesia para los pobres"

Su Santidad Francisco ha mantenido un encuentro con los 6.000 periodistas que han cubierto la información en el Vaticano desde la renuncia de Benedicto XVI hasta a finalización del Cónclave.
El Papa Francisco durante su encuentro con la prensa en...
El Papa Francisco durante su encuentro con la prensa en el Vaticano. REUTERS

Contento, sonriendo, saludando, besando, mezclando el español con el italiano, el papa Francisco recibió hoy a la prensa internacional que ha seguido el cónclave ante la que afirmó que la Iglesia no tiene una naturaleza política, sino espiritual y que la quiere "pobre y para los pobres".Aplaudido largamente por varios miles de periodistas, de los seis mil acreditados ante el Vaticano para el segundo cónclave del tercer milenio, muchos de ellos acompañados de familiares y amigos, el papa Bergoglio desveló algunos momentos del cónclave y porqué eligió el nombre de Francisco.En la capilla Sixtina estaba sentado al lado del cardenal brasileño Claudio Hummes, prefecto emérito de la congregación para el Clero y arzobispo emérito de Sao Paulo, explicó."Cuando la cosa se iba poniendo peligrosa (los votos hacia él aumentaban) él me confortaba y cuando los votos alcanzaron los dos tercios y los cardenales comenzaron a aplaudir, es decir me habían elegido, él (Hummes) me abrazó, me besó y me dijo: no te olvides de los pobres", narró Francisco en medio de un fuerte aplauso.Esas palabras "no te olvides de los pobres" se le quedaron en la cabeza, agregó, mientras se tocaba el solideo. "Los pobres, los pobres, pensé, e inmediatamente me acordé de Francisco de Asís"."También pensé en las guerras y en que Francisco es el hombre de la paz, además de los pobres, y así me vino el nombre", aseguró.Añadió que también el santo de Asís es el custodio de la naturaleza, de la creación."¡Como me gustaría una iglesia pobre, para los pobres!, agregó Francisco recordando al "Poverello", como se conoce al santo de Asís.Relajado, Francisco contó que otros cardenales le sugirieron que eligiera como nombre Adriano, en honor de Adriano VI el reformista y otros que adoptara Clemente XVI, "y así te desquitas" -le dijeron- de Clemente XV, el papa que suprimió la Compañía de Jesús, a la que pertenece el actual pontífice.En ese ambiente cordial, el obispo de Roma agradeció a la prensa el trabajo realizado en estos días desde la renuncia de Benedicto XVI al papado el 28 de febrero, con un ¡uf, cuanto habéis trabajado", y reconoció que no es fácil informar de la Iglesia a un público tan vasto y variado en esta época global.En la misma línea que Benedicto XVI, puso a Cristo en el centro de la vida del hombre y dijo que la Iglesia existe "para comunicar la verdad, la bondad y la belleza"."La Iglesia, aunque es una institución humana, histórica, con todo lo que comporta, no tiene una naturaleza política, sino esencialmente espiritual: es el pueblo de Dios que camina hacia el encuentro con Jesús. Sólo en esa perspectiva se puede entender la obra de la Iglesia Católica".El papa, en esa línea de humildad que ha marcado desde el primer momento que se presentó ante los fieles, subrayó que Cristo es el centro, no el Sucesor de Pedro.Francisco usó el español, su idioma materno, al final del discurso y en el idioma de Cervantes bendijo a los presentes, tras decir: "muchos de ustedes no pertenecen a la Iglesia Católica y otros no son creyentes, pero respetando las conciencias de cada uno os doy mi bendición, sabiendo que cada uno de nosotros somos hijos de Dios".El papa saludó después a una representación de periodistas de todo el mundo, entre ellos una argentina que le entregó un vaso con mate. También saludó a un ciego que subió al estrado del Aula Pablo VI, lugar del encuentro, con su perro.