También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Lo que de verdad se debate en Túnez

De 

El asesinato de un dirigente de la oposición laica en Túnez ha acentuado una nueva oleada de protestas. Con un fondo de malestar social por la incapacidad del Gobierno para reanimar la economía, lo que ocurre es que están saliendo a la luz pública las grandes contradicciones internas del mundo islámico desde hace catorce siglos. La “revolución” que estalló hace dos años y que acabó con la dictadura militar, como ha ocurrido después en Egipto, ha llevado al poder a diversas corrientes islamistas entre las que figura el “salafismo”, basado en la vuelta de las sociedades islámicas a sus orígenes, en abierta confrontación con el mundo moderno. Esta corriente radical, aunque es minoritaria, está tratando de imponer todo el rigor de la “sharía”, la ley islámica, contra de los hábitos de una población que practica la tolerante y tradicional escuela malekita, inspirada en la espiritualidad sufí. Además en Túnez existe una fuerte corriente laica, que se niega a admitir la transformación de la defenestrada dictadura en una teocracia encubierta. La asamblea constituyente lleva estancada desde hace meses y no se pueden convocar nuevas elecciones hasta que se apruebe una Constitución consensuada. La formación de un nuevo gobierno provisional de tecnócratas anunciado por el presidente Marzuki, tan solo supone un parche que trata de ocultar el gran debate de fondo: la relación entre Islam y modernidad, especialmente su consideración de la razón y de la libertad. Esa sería una auténtica revolución en los países árabes.  

Lo más visto