También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Lo que tiene de histórico el encuentro del Vaticano

Tras el histórico encuentro del pasado domingo de los Presidentes israelí y palestino en presencia del Papa, hay que trabajar más y mejor para alcanzar la hasta ahora imposible meta de la paz. La oración tiene que ser perseverante y esto significa que no puede perderse de vista la confianza en  Dios, invocado por todos como guía segura del camino emprendido. Lo que tiene de histórico lo ocurrido en el Vaticano con la mediación del Papa, es que por primera vez, israelíes y palestinos han invocado a Dios conjuntamente para que intervenga en uno de los más complejos conflictos humanos, políticos y territoriales de nuestra reciente historia. En los sesenta y seis años transcurridos desde la fundación del moderno Estado de Israel, de nada han valido los esfuerzos de la comunidad internacional, las cinco guerras árabe-israelíes y los numerosos tratados de paz sucedidos tras laboriosas mediaciones de las grandes potencias, para solucionar lo que podía parecer una tarea sencilla: el derecho a la existencia del nuevo país junto a un necesario Estado palestino. Y no deja de ser paradójico que mientras se excluía a Dios para alcanzar la convivencia en una Tierra Santa común, donde la minoría cristiana sólo ha aspirado a vivir en paz, se han exacerbado los odios entre musulmanes y judíos al extremo de manipular las propias creencias religiosas como pretexto para el desencuentro, la guerra y el terror. Solo en la medida en que se deje a Dios ocupar de verdad el lugar que le corresponde como Padre común, la política podrá allanar los caminos de la paz, como siempre ha ocurrido a lo largo de la historia humana. 

Lo más visto