También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En La Mañana de COPE

¿En qué consiste la racionalización de horarios?

España tiene unos horarios que habría que modificar, según algunos expertos ya que no facilitan una buena productividad. Pero el tema es espinoso y con muchas puntas que limar…
Foto Morguefile
Foto Morguefile

“En España los horarios no están bien distribuidos”, explica Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (Arhoe), “Son unos horarios que no facilitan una buena productividad. Estamos a la cola de Europa en productividad y somos uno de los países que menos concilia la vida personal, familiar y laboral”. Además “el tema de la igualdad también está muy lejano”. "La mujer ha salido de la casa pero el  hombre aun no ha entrado en ella”, reconoce Buqueras que está presente en el VIII Congreso Nacional que celebra este miércoles en Zaragoza...

Es un tema para la “reflexión”, explica. Proponen que a partir de las 5 o 6 de la tarde tengamos más tiempo para nosotros o nuestra familia y que las televisiones no terminen pasada la media noche, algo que no pasa en otros países de Europa. "El español duerme 53 minutos menos de media que el resto de Europa y esto afecta a la siniestralidad, al fracaso escolar y a la baja productividad”.

Buqueras reconoce la voluntad de políticos, empresarios y sindicatos para sacar la racionalización adelante. “Todos están muy sensibles pero hay que pasar de palabras a los hechos, que es o que pretende este Congreso”.

Además ha planteado adaptar el horario al huso que marca el meridiano de Greenwich. “España lleva 71 años fuera del horario solar que le corresponde que sería el de Londres. Pero si este tema no va unido a una serie de medidas, trabajo, televisiones, etc., habremos hecho un camino pequeño”, lamenta en La Mañana. "El horario es el único tema que afecta a todos, a los 46 millones de ciudadanos en su día a día", ha manifestado.

Cambiar las costumbres arraigadas de un país, acostumbrado a las tertulias de sobremesa o la siesta después de la comida, es "complicado" y, para ello, se requiere la implicación de toda la sociedad, no sólo de los partidos políticos, ha indicado.

Escucha AQUÍ la entrevista

Lo más visto