También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Coherencia, lucidez, extraordinario pontificado

Primeras valoraciones de los obispos españoles

Los obispos españoles están ofreciendo distintas declaraciones a sus diocesanos, ya sea mediante comparecencias a la prensa, comunicados, cartas a sus fieles o mensajes en las redes sociales.

De 

Arzobispo de Barcelona El cardenal Lluis Martínez Sistach afirma que esta decisión es “coherente con alguna manifestación que ya había hecho en el sentido de que si consideraba más adelante que no podía realizar debidamente su Ministerio Petrino, renunciaría”. “Considero que esta decisión pone de relieve la profunda espiritualidad del Santo Padre, la lucidez con que ha tomado esta determinación y su gran amor a la Iglesia a la que ha querido servir siempre con la máxima entrega en los diversos ministerios que el Señor le ha confiado”, explica el arzobispo de Barcelona. Obispo de Zamora El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, se encontraba este mediodía presidiendo la eucaristía con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo en la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes de la capital, cuando se ha enterado del anuncio hecho por Benedicto XVI de su renuncia a la sede del sucesor de San Pedro. Tras la celebración, el prelado ha afirmado: “estoy impresionado, estoy muy afectado. Lo he querido mucho y ha tenido un pensamiento y una reflexión sobre la Iglesia y para la Iglesia, en estos momentos, de largo alcance”. Preguntado por el valor de su pontificado, ha dicho que ha sido “corto, pero intenso, con un nivel de reflexión y de pensamiento a los cristianos y al mundo de cómo está y hacia dónde va… creo que extraordinario”. Obispo de Vitoria “Hemos conocido el anuncio del Papa Benedicto XVI de su renuncia a seguir en la sede de Roma, la sede de San Pedro, a partir del próximo 28 de febrero, por razones de su avanzada edad.  Es un signo más de su fina sensibilidad en el ejercicio de la responsabilidad con que viene ejerciendo el ministerio para el que fue elegido en el año 2005. Supone, por su parte, un saber adaptar las exigencias del gobierno de la Iglesia a las circunstancias de los tiempos”, afirmaba en un comunicado, monseñor Miguel Asurmendi.     “Es el momento de agradecerle todos los valiosos servicios prestados en estos años y de unirnos a él en la plegaria por la Iglesia”.  

Lo más visto