También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Mediodía 28 marzo 2013

Prepararse para el Día del Amor

En el Jueves Santo los cristianos celebramos la institución de la Eucaristía y del sacerdocio como prenda de la entrega  de Jesucristo a la humanidad. La Santa Cena es la antesala de la agonía en el huerto de Getsemaní y del desenlace de la Pasión de Cristo. Que quien es en sí mismo Amor, haya querido morir por amor a nosotros es algo que rebasa nuestra capacidad de comprensión, pero  celebramos este misterio en el primer día del Triduo Santo como para que dé forma a nuestra propia vida personal y comunitaria. La profundidad de este misterio, esta “locura” de amor, ha movido a innumerables santos en la historia y ha hecho brotar una humanidad distinta, llena de atractivo y fuente de esperanza.No podemos acostumbrarnos al acontecimiento más asombroso de la historia como si fuese algo normal y hasta rutinario. Prepararnos para acogerlo y  celebrarlo requiere ese acto indispensable de humildad que es confesarse pecador, como nos ha recordado el Papa Francisco. El corazón del cristiano debe estar en permanente apertura al asombro, a la belleza, a la trascendencia de este amor que nos ha salvado, y que nos alimenta cada con la Eucaristía en cada jornada de nuestra vida. La muerte en la Cruz como servicio de amor supremo y la entrega de sí mismo en la Eucaristía, es el desbordarse de un Dios que es Amor y que así ha querido cambiar el mundo, contando con nuestra libre colaboración. En eso estamos cuando nos disponemos a entrar en el corazón de la Semana Santa.

Lo más visto