También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EL ALBERO | Editorial

Preocupa, y mucho, el campo

Venimos de visitar el campo esta semana y lo hacemos con sabor agridulce. Da igual la zona ganadera. Las camadas a estas alturas de año lucen ya casi en plenitud a la espera del comienzo de la temporada y el campo luce un verde espectacular tras un invierno abundante en lluvias. Un espectáculo y un placer ver a los toros en plena dehesa. Sin embargo decimos lo de agridulce, porque vayas por donde vayas, el pesimismo dentro del gremio ganadero es generalizado. Salamanca, Andalucía, Extremadura, zona centro… todavía hay muchas corridas sin destino, a la espera de la visita de un veedor, de alguna empresa o comisión taurina. La crisis en el campo se agudiza, los piensos siguen por las nubes y los precios de venta de corridas siguen a la baja. Se habla de regularización del mercado. Pero me pregunto, ¿a qué precio? Porque si ese precio significa la desaparición de docenas de ganaderías, y lo más preocupante, de encastes, sería demasiado alto. a reducción de festejos por culpa de la crisis ha llevado obviamente a la optimización de los recursos ganaderos, a que los hierros reduzcan su hato de hembras. Sin embargo, ni aún la gran mayoría de ganaderías no son rentables y así se hace difícil su supervivencia. Y lo peor parece que está por llegar, mucho se habla de la falta de toros de aquí a un par de años. Como siempre la organización y la planificación en el mundo del toro ha brillado por su ausencia. Y el futuro, amenaza preocupante para el toro bravo. Ojalá nos equivoquemos.

Lo más visto