También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Desigual corrida de Cuvillo

Ponce, Manzanares y Luque empatan a una oreja en Mont de Marsan

El segundo festejo de la Feria de la Madeleine de Mont de Marsan celebrada este jueves dejó un balance equitativo para la terna. Los tres toreros cortaron una oreja por coleta.
  • cope.es
  • cope.es

Mont de Marsan (Francia), jueves 18 de julio de 2013. Lleno de 'No hay billetes'. Toros de Núñez del Cuvillo, desiguales de presencia y juego. Destacó el 5º. Enrique Ponce, silencio y oreja tras dos avisos. José María Manzanares, palmas y oreja. Daniel Luque, oreja y saludos.Enrique Ponce tuvo que vérselas con el primer toro de Cuvillo bajo la lluvia. El valenciano instrumentó una faena técnica ante un toro que tuvo un buen pitón derecho pero que tuvo como pero su escasez de fuerzas. El trasteo no cogió vuelo y Ponce fue silenciado tras un bajonazo y un descabello.El cuarto fue un precioso jabonero que protagonizó una buena pelea en varas. En la poderosa muleta de Ponce el toro embistió sin clase y siempre distraído. Al valenciano le faltó un punto de temple y el toro acabó rajado en tablas. Ahí lo sometió Ponce, destacando una gran serie a derechas. Esta vez cazó al toro a la primer intento para cortar su trofeo.El primer toro de José María Manzanares le permitió cuajarle con el capote. En banderillas saludó tras parear Juan José Trujillo. Después, en el último tercio el toro llegó soso y defendiéndose, por lo que tuvo escaso poso artístico la labor del alicantino.En el quinto fue turno de destacar con los palos Curro Javier. El toro, el mejor en la muleta, permitió a Manzanares realizar un trasteo vistoso y templado con un animal que humilló y se entregó con clase. Lo mató en la suerte de recibir, pero el toro tardó en caer, por lo que Manzanares tuvo que conformarse con cortar una oreja.Daniel Luque tocó pelo en su primero. Estuvo variado con el capote, con un quite muy apretado por chicuelinas. El sevillano aprovechó las nobles embestidas del toro de Cuvillo para firmar varias tandas de derechazos muy bien ejecutados. Al natural bajó el nival al mostrarse más áspero el toro, que acabó rajado. Amarró la oreja con un espadazo en todo lo alto.No pudo redondear Luque con el descastado sexto. Un animal sin transmisión que no acabó de romper, se defendió siempre y con el que Luque siempre quiso agradar.