También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Ferrera, Perera y Talavante, de vacío

Petardo ganadero en Acho

La pobre presentación y pésimo juego de los toros de San Sebastián de las Palmas han arruinado la tercera corrida de la Feria del Señor de los Milagros, que se desarrolló entre fuertes protestas del público. Antonio Ferrera, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante fueron silenciados.
Antonio Ferrera durante su actuación este domingo en el coso...
Antonio Ferrera durante su actuación este domingo en el coso peruano de Acho en Lima. EFE

Lima (Perú), domingo 17 de noviembre de 2013. 3ª de Feria. Media plaza Toros de San Sebastián de las Palmas, mal presentados, terciados y mansos, y el 3ª (bis) de Juan Bernardo Caicedo, de escaso juego.  Antonio Ferrera, silencio y silencio. Miguel Angel Perera, palmas y silencio. Alejandro Talavante, silencio y silencio.Antonio Ferrera no tuvo una buena tarde en Acho, en la que ni siquiera pudo lucirse con las banderillas. Al que abrió plaza, un manso colorado que tenía como única virtud la movilidad, lo lanceó a la verónica en un larga serie en la que le exigió demasiado. Con la muleta también lo llevó por bajo a pesar de que el toro acudía con la cabeza alta y protestaba al final de cada suerte. Erradamente, lo encimó demasiado, consumiendo la poca predisposición del manso. Mató de dos pinchazos y una estocada.El cuarto fue un marrajo de escasa presencia con el que poco había por hacer debido al peligro que tenia. El diestro lo despachó sin mayor trascendencia. Miguel Ángel Perera ha tenido la actuación más relevante del festejo, destacando en los quites. Con el primero de su lote, blando, brocho y gacho, arrancó aplausos con el capote a la espalda que remató con la tafallera. El toro, que esperó a los subalternos en banderillas, tenía poca fuerza y por eso lo lidió con suavidad a media altura. Sin obligarle demasiado, brindó buenos muletazos que no llegaron a armar faena por la sosería del astado. Culminó con una estocada caída.Al quinto, manso y rajado, lo veroniqueó con suavidad, para luego brillar en un gran quite por chicuelinas, rematado con la tafallera y revolera, que fue lo mejor de la tarde. El toro se rajó a inicios del último tercio y el resto fue un incansable porfiar de Perera por todo el ruedo. Aún así logró los mejores derechazos. Terminó la faena de un pinchazo y estocada.El primero de Talavante fue cambiado por su indigna presencia gracias a las protestas de las porras de los tendidos 12 y 15 que estuvieron presentes y acertadas durante toda la tarde. Salió uno de Bernardo Caicedo, tan impresentable como los cabestros que retiraron al reemplazado. A las fuertes protestas, se sumó la descastada condición del animal que no tuvo un pase. El torero, inédito, lo despacho sin relevancia.El que cerró plaza, tenía presencia pero poca fuerza. Talavante aprovechó la corta embestida lidiando con la muleta retrasada, lo que le permitió lograr buenos naturales en las series iniciales. Pero como era previsible, el toro se quedó sin gas y la faena fue a menos. A pesar de la estocada, su labor fue silenciada.

Lo más visto