También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
"Moscati, el médico de los pobres"

A pesar del rechazo de la alta sociedad napolitana, el Doctor Moscati dedicó su vida a ejercer la medicina con los más pobres

Giusseppe Moscati pudo tener todo el éxito profesional o personal que hubiese querido, pero optó, por servir a Dios a través de los más pobres ofreciéndoles la sanidad a la que no podían acceder en el Nápoles de principios del siglo XX. Esto es lo que cuenta "Moscati, el médico de los pobres", película de Giacomo Campiotti, experto en llevar al cine vidas de santos.

Juan Pablo II canonizó a al Doctor Giusseppe Moscati en 1987, y en su discurso dijo "que por naturaleza y vocación, Moscati fue ante todo y sobre todo el mé­dico que cura: responder a las necesidades de los hombres y a sus sufri­mientos fue para él una necesidad imperiosa e imprescindible. El dolor del que esta enfermo llegaba a él como el grito de un hermano a quien otro hermano, el médico, debía acudir con al ardor del amor. El móvil de su actividad como médico no fue, pues, solamente el deber profesional, sino la conciencia de haber sido puesto por Dios en el mundo para obrar según sus planes y para llevar, con amor, el alivio que la ciencia médica ofrece, mitigando el dolor y haciendo recobrar la salud. Por lo tanto, se anticipó y fue protagonista de esa humanización de la medicina, que hoy se siente como condición necesaria para una reno­vada atención y asistencia al que sufre".  Tenía escasos 47 años cuando murió, este médico que  vivió en el Nápoles del siglo XIX y principio del XX. Era hijo del presidente del Tribunal de Justicia. Y a pesar de la influencia masónica que le rodeaba nunca negó su fe católica. Giusseppe pronto destacó por su expediente brillante, y a pesar de sus excelentes capacidades para el estudio a Moscatti, "Don José", le mueve la miseria de los más pobres. Quiere no solo curar sus dolores físicos, él entendía la medicina como una profesión que debía curar no solo lo físico de las personas, también el alma. Una película que engrandece la vocación de la medicina como posibilidad de regenerar a una persona. La película que se estrenó en los cines el pasado viernes, muestra la vida del Dottore Giussepe que tiene que replantearse su vida a raíz, -entre otros factores- de la aparición de una aristócrata, Elena. La película está galardonada con el Premio Gala a la Mejor Ficción y el Premio Archi de Oro. Y, Giuseppe Fiorello interpreta al santo, en la película "Moscati, el médico de los pobres".

Lo más visto