También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El periodista José Luis Restán llama la atención sobre los peligros que acechan a la institución familiar

La conferencia que, bajo el título de «El matrimonio y la familia en el Año de la Fe», pronunció ayer José Luis Restán, periodista de la COPE, se convirtió en una llamada de atención sobre los riesgos que acechan a la institución familiar, sobre todo en Occidente, y con la advertencia a las familias cristianas de que no se pueden convertir en un refugio, sino un testimonio vivo y abierto a la evangelización del resto de la sociedad.

La intervención el responsable de información religiosa de la cadena de radio fue la cuarta programada para la XVIII Semana de la Familia, que desde el lunes se celebra en el salón de actos del Palacio Episcopal. José Luis Restán comenzó su intervención mostrando la paradoja de que, si bien la familia es considerada una pieza básica de la sociedad en las distintas culturas, estamos asistiendo a la constatación de que, actualmente, la opinión pública, el discurso cultural dominante y los ámbitos jurídico y político no la defienden ni tienen en cuenta su esencial contribución al bien común. En cuanto a la Iglesia, advirtió de que desde la fe la familia no basta con darla por supuesta, «porque tenemos muy clara su misión y su valor evangelizador», sino que hay que prevenir a los cristianos para que no se dejen llevar por las corrientes mayoritarias de pensamiento: «Es un error pensar que la familia no necesita ser protegida ni cuidada», señaló. Ya situado en la doble perspectiva del Año de la Fe y la Nueva Evangelización, explicó que «la familia cristiana no es un castillo amurallado ni un refugio donde protegerse de un mar embravecido», sino que hay que darle un papel activo y evangelizador. En este sentido, destacó que «en todos los ámbitos, la familia, y sobre todo la familia cristiana, debe ser una presencia atractiva e integradora para toda la sociedad», y recordó que ya hay «amplias zonas de Europa en las que hay más personas sin familia que con familia, es decir, sin vínculos afectivos estables», lo que supone unas consecuencias terribles en lo personal y en lo referente a la educación de los hijos. Para solucionar estos problemas de la institución, «no basta con que se realicen cambios legislativos que defiendan la familia, sino que lo importante es ir cambiando la mentalidad social para que vuelva a descubrir la esencialidad de la familia en una sociedad que quiera progresar también en lo humano». La conferencia de clausura de la XVIII Semana de la Familia será pronunciada mañana por Francisco José Contreras Peláez, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla, que presentará una ponencia titulada «La disolución de la imagen del hombre en la ideología de género».

Lo más visto