También en directo
Ahora en vídeo
TOROS | Declaraciones de los protagonistas

Perera: "Ha sido un San Isidro más que soñado"

Miguel Ángel Perera en su salida a hombros este martes...

De 

Miguel Ángel Perera ha escrito su nombre en la Feria de San Isidro con letras de oro, no sólo por las dos orejas que cortó hoy al último toro de Adolfo Martín, sino por haberse llevado cinco apéndices en total entre sus dos tardes: "Estoy tremendamente feliz, ha sido un San Isidro más que soñado"."Estoy en una nube, que en dos tardes en Madrid consiga abrir la Puerta Grande es algo maravilloso, se han materializado todos mis objetivos. La tarde de hoy ha sido muy importante, pues la corrida no estaba saliendo como se esperaba, pero cuando se tiene fe y seguridad, y el de arriba ayuda, las cosas al final acaban saliendo", reconoció Perera a Efe momentos antes de salir a hombros.Pero antes de cruzar el umbral de la gloria, llevado ya en volandas por el albero de Las Ventas, Perera quiso recordar a su gente, a los que le han ayudado desde sus inicios: "Ahora mismo solamente me acuerdo de mi mujer, de mi madre, de mi apoderado, de mi mozo de espadas..., de todos mis allegados", apostilló.Si Perera representaba la cara de la función, el riojano Diego Urdiales era, sin duda, la cruz; al abandonar la plaza con gesto serio y contrariado, pues la gente no supo valorarle una faena elegante y entregada al segundo toro de su lote, motivo por el que hoy se marchaba "incomprendido por una parte del público de Madrid"."Pienso que he estado como había que estar con ese toro, con el que era imposible la ligazón, pues al segundo muletazo ya se quedaba debajo y era imposible. La única manera era perderle pasos para dárselos de uno en uno aunque me quedaba fuera en la recolocación entre pase y pase", manifestó."Pero bueno, en lo personal me marcho satisfecho de haber toreado con el alma, pero me fastidia que la gente no lo haya visto, pues el toro no era como muchos querían que fuera", apostilló el de Arnedo.Antonio Ferrera, con la cara visiblemente amoratada a causa de un accidente de tráfico que sufrió hace una semana, cumplió la primera de sus dos tardes en San Isidro con sensaciones "positivas" a pesar de no haber podido estructurar faenas por falta de oponentes."Mi primero se ha venido abajo enseguida y no ha transmitido esa casta que suelen tener este tipo de toros, pero a pesar de ello me he sentido superior a él, dominando la situación en todo momento; y el cuarto creo que nos ha engañado a todos, pues a pesar de apuntar cosas buenas, ha durado nada más que una tanda, y a partir de ahí he hecho lo que he podido con él", aseguró.

Lo más visto