También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 1ª Feria de San Miguel

Pepe Moral hizo el toreo

El mal juego de los toros de Hermanos García Jiménez malogró las ilusiones de la terna en la primera corrida de la feria sevilllana de San Miguel. Pepe Moral firmó los mejores pasajes.
Se guardó un minuto de silencio en memoria de Francisco...
Se guardó un minuto de silencio en memoria de Francisco Rivera Paquirri

Apenas sucedió algo. Aunque en realidad nada pasó. O sí. Cuestión  de ilusión. Y de pureza de un torero que torea con la verdad y el gusto de los elegidos. Porque Pepe Moral es de esos que delante del toro muestra el lenguaje infalible para mantener a raya  la emoción. Las mejores verónicas de la tarde fueron de él. Y los escasos, pero monumentales, naturales fueron devorados de inmediato por los ojos escrutadores de la plaza. Por eso, aún siendo lo visto tan poco, dejó la impresión de haber hecho el toreo. Un toreo que seduce y hace disfrutar de su belleza. Y de su verdad. Faena realizada al corrido en primer lugar, un noble y flojo animal, con el hierro de Olga Jiménez, que perdió la acometividad en los inicios de faena. Pese a ello, el sevillano de Los Palacios, le trazó una faena bien hecha, de muletazos suaves, limpios y claros, bien desarrollada, sólida y muy pura. Y es que Pepe toreó desmenuzando una tauromaquia auténtica, de enorme gusto, muy templada, hilvanada a veces, bien rematada, y toda ella basada en la autenticidad. Tras hacerlo con la diestra la hondura del natural elevó la emotividad de unas formas  cargadas de capacidad expresiva. No terminó de acabar su obra porque la pinchó, pero allí quedó la muestra de muletazos zurdos largos, despaciosos y profundos buscando el remate del obligado pase de pecho. Y poco más. El cuarto, como todos, dejó la escasa casta en los pagos ganaderos. Parado y rajado, como todos, se desfondó en el prólogo de una faena que no tuvo más interés que la firmeza y la ambición de quien es algo más que la revelación de la temporada que acaba. Juan del Álamo poco dejó para el recuerdo de la lidia del manso segundo. Incluso le faltó reposo en una faena hecha a tirones. Sólo en una de las series logró hilvanar algunos muletazos diestros de mano baja que llegaron con inmediatez a los despoblados tendidos. Con el flojo y descastado quinto consiguió a base de dejarle muy adelantado el engaño ligar con la derecha algún que otro pase característico de su buen concepto. A ambos toros los pinchó.David Galván dejó la muestra, a la desesperada, con el noble, soso y flojo sexto, de un notable toreo a derecha con muletazos muy templados, de muy buen gusto y, sobre todo, hilvanados con valor y quietud. Una lástima que las formas del gaditano no tuvieran el toro deseado para hacer un toreo que, en escasos momentos, se abrió entre la monotonía de unas embestidas de una sosería alarmante. Tampoco con el inválido tercero pudo hacer más que trazar unas despaciosas verónicas y no más de bellos muletazos diestros con trazo lento aunque carentes de emoción. No había toro. Mató con prontitud. FICHA DEL FESTEJO Sevilla, sábado 27 de septiembre de 2014. 1ª de Feria. Un tercio de plaza. Cinco toros de Hermanos García Jiménez y uno de Olga Jiménez (1º), correctos de presentación. De juego noble aunque flojos y rajados en conjunto. Pepe Moral, ovación y silencio. Juan del Álamo, palmas y silencio. David Galván, palmas y ovación. Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria de Francisco Rivera Paquirri.

Lo más visto