También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La peor de las corrupciones

Benedicto XVI ha vuelto a poner el acento en la defensa de la dignidad de todo ser humano, al pedir a los fieles católicos que “inviertan” en la vida y en la familia. El Papa ha saludado con entusiasmo la iniciativa ciudadana europea que, bajo el lema “Uno de nosotros”, ha surgido de la sociedad civil al objeto de llevar al Parlamento europeo un millón de firmas para promover, mediante una ley de ámbito europeo, la protección jurídica de la vida desde el momento de la concepción. En coincidencia con esta iniciativa, esta semana se presenta la campaña de Manos Unidas que tiene como lema “No hay justicia sin igualdad”.El cardenal Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española, subraya que la colaboración entre hombre y mujer, dentro de la igualdad que dignifica a las personas, es indispensable para el verdadero desarrollo de los pueblos. Y advierte que la auténtica igualdad ha de ser buscada desde la diferencia que conduce a la riqueza de la complementariedad, que no puede alcanzarse con la llamada “ideología de género” ni con la confrontación que desemboca en una guerra de sexos. El corolario es obvio: la necesidad imperiosa de que la familia sea reconocida y protegida por los poderes públicos como la auténtica célula de la sociedad donde se protege la vida y se enseña la verdad de la igualdad entre hombre y mujer. En definitiva, estas iniciativas nos recuerdan que la peor de las corrupciones empieza con el desprecio a la vida y la familia, y que si ahí no cambian las cosas, la salida de la crisis será una quimera.