También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

"La paz debe regresar a Tierra Santa"

El Presidente Obama ha decidido que su primer viaje internacional después de haber tomado posesión el pasado 21 de enero fuera a Israel y a la Autoridad Nacional Palestina. En la agenda exterior del Presidente de los EUA esa zona de Oriente Medio parece haber recuperado protagonismo; no solo porque sea necesario ratificar el apoyo a Israel, sino porque las relaciones con el mundo árabe pasan por la cuestión palestina. Barak Obama se ha entrevistado con Simon Peres y Benjamín Netanyahu. La cordialidad y el respaldo a Israel están fuera de toda duda, pero también está claro que la eterna alianza entre Estados Unidos e Israel no interfiere en el respaldo estadounidense a la creación de un Estado soberano para el pueblo palestino. En su visita a Mahmud Abbas, Obama se ha mostrado contrario a la construcción de nuevos asentamientos judíos y a favor de negociaciones directas.Años de enfrentamientos y desconfianzas hacen extremadamente difícil la solución; como ha reiterado Barak Obama, no hay atajos para la solución a un problema con graves consecuencias en el orden internacional. Abbas es un hombre moderado y Netanyahu acaba de formar Gobierno. La ocasión es propicia para volver a las conversaciones que necesariamente deberían llevar a una solución realista: seguridad para Israel, un Estado palestino viable y una progresiva recuperación de confianza. Y esta vez, como ha confesado Barak Obama, sin que Estados Unidos tenga una plan de paz concreto.