También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La paz y la alegría que infunde Don Álvaro del Portillo

Por encima de la profusión de noticias que nos hablan de confusión y crisis de valores, sobresale hoy una información que ha llenado de alegría a miles de personas en todo el mundo: el anuncio por la Santa Sede de que la beatificación de don Álvaro del Portillo será en Madrid el 27 del próximo mes de septiembre. Don Álvaro fue el primer sucesor de San Josemaría Escrivá como prelado del Opus Dei, nacido precisamente en Madrid hace cien años y fallecido en Roma el 23 de marzo de 1994, después de una peregrinación a Tierra Santa. De su densa biografía como servidor de la Iglesia sobresale su fidelidad al fundador del Opus Dei del que fue uno de sus primeros sacerdotes. San Josemaría lo llamaba cariñosamente “Saxum”, palabra latina que significa “roca” porque fue la piedra fundamental sobre la que se apoyó el fundador durante sus largos años de catequesis por todo el mundo y de consolidación jurídica de la Obra. El actual prelado, Javier Echevarría, recordaba ayer la paz que infundía y arrastraba hacia Dios. Precisamente el pasado verano se estrenó en Madrid un documental titulado “Saxum” que recoge diversos testimonios sobre la huella que el nuevo beato ha dejado en sus almas, encaminándolas hacia la santidad dentro de la vida ordinaria. Aunque suene paradójico es la santidad de tantos hombres y mujeres en la historia lo que permite mantener viva la esperanza, lo que impide que nuestro mundo se precipite en el caos y que el mal tenga la última palabra.