También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El Papa vuelve a hablar alto y claro

Desde que San Juan Pablo II empezara a atender a los periodistas en el propio avión, durante los viajes pontificios, estas peculiares ruedas de prensa han acercado a la opinión pública cuestiones  relevantes sobre la vida de la Iglesia. Obviamente, este tipo de comunicación comporta riesgos, pero merece la pena correrlos para llegar hasta el confín de la tierra con la novedad de la fe cristiana. Como dice Francisco, hemos de expresar las palabras de siempre en un lenguaje que permita advertir su permanente novedad.Esto es lo que el Papa ha hecho a la vuelta de su viaje a Tierra Santa. Con audacia, sin papeles, a pecho descubierto, en una forma de la que precisamente los grandes líderes mundiales suelen huir. Habrá quien se empecine en focalizarlo todo en el asunto del celibato, sobre el que el Papa ha recordado la obviedad de que no es un dogma e incluso ha dado su opinión sobre cuánto lo aprecia él y el regalo que el celibato supone para la Iglesia católica. Pero ha habido mucho más: ha vuelto a condenar duramente el grave pecado y delito de la pederastia, ha hablado de la cultura del descarte, y de manera novedosa y sorprendente, se ha referido a España por el drama de los llamados “ninis”, con mención expresa a la situación insostenible que Andalucía sufre en el ámbito del paro juvenil. Si como criterios periodísticos se trata de buscar la verdad, la novedad y hasta la cercanía geográfica, ahí sí que tenemos materia para dejarnos interpelar todos por las palabras del Papa Francisco.

Lo más visto