También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Centenario de la Virgen del Pilar, patrona de la Benemérita

El Papa destaca el "importante servicio" de la Guardia Civil

Benedicto XVI ha saludado a una delegación de la Guardia Civil española, encabezada por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con motivo del centenario de la proclamación de la Virgen del Pilar como su patrona.

 "Saludo cordialmente a la Delegación de la Guardia Civil, con el arzobispo castrense, el señor ministro del Interior y el director general de ese Cuerpo, que ruega a la Virgen del Pilar la fuerza espiritual necesaria para su importante servicio a la sociedad española", ha dicho el Papa, hablando en español durante la audiencia pública de los miércoles. El 8 de febrero de 1913, el rey Alfonso XIII firmó la orden por la que se proclamó patrona de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar. Con ese motivo, hoy, cien años después, el ministro Fernández Díaz, acompañado del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa; y el arzobispo castrense, Juan del Río, asistieron a la audiencia pública de los miércoles del Papa en el Aula Pablo VI del Vaticano. De la delegación española también formaron parte el director adjunto operativo de la Guardia Civil, Cándido Cardiel; el embajador de España ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez, así como una quincena de guardias civiles, muchos de ellos que prestan servicio en la embajada española. Al final de la audiencia, la delegación española saludó durante unos minutos al Santo Padre, al que ha regalado una imagen de la Virgen del Pilar en plata y un pequeño tricornio de la Guardia Civil, también en plata. Benedicto XVI sorprendió el 7 de diciembre de 2005, pocos meses después de ser elegido Papa, al colocare varios gorros militares que le ofrecieron al final de la audiencia pública de los miércoles, entre ellos un tricornio de la Guardia Civil española que, sonriendo, se puso sobre el solideo. El hecho ocurrió cuando abandonaba la plaza de San Pedro en el "papamóvil". Un miembro de un grupo de guardias civiles españoles presentes se acercó hasta el Pontífice y le entregó el tricornio, que el papa con gusto se colocó sobre su cabeza, mientras era fotografiado. No ha sido la única vez: el 25 de octubre de 2006 volvió a ponerse el tradicional tricornio de la Guardia Civil, que le regaló también durante la audiencia pública una delegación de la Benemérita española.  Benedicto XVI, como suele hacer cuando le regalan prendas de vestir como sombreros o capas, no dudó en colocarse el gorro militar, que en esa ocasión era un tricornio de gala. Esta, asimismo, no es la primera vez que el ministro de Interior Fernández Díaz saluda al Papa, con quien ya se encontró el 21 de octubre del pasado año, cuando presidió la delegación española que asistió a la canonización de la monja española Carmen Sallés y Barangueras, fundadora de las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza. En esa ocasión, Fernández Díaz le pidió que "rece por España en las circunstancias actuales" y el pontífice le contestó: "Ya lo hago".

Lo más visto