También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Santos Oficios de Roma

El Padre Cantalamessa invita a acogerse a la misericordia de Dios siempre

A las 17.00 horas daban comienzo los Santos Oficios de Viernes Santo en Roma en la Basílica de San Pedro presididos por el Papa Francisco, una celebración en la que cobra especial relevancia la Lectura de la Pasión según San Juan, dentro de la Liturgia de la Palabra, y la Adoración de la Cruz. La predicación ha corrido a cargo del predicador de la Casa Pontificia, el Padre Rainiero Cantalamessa.

Durante su alocución el Padre Cantalamessa se ha centrado en la figura de Judas, el Apóstol traidor, siguiendo a San Juan en su Evangelio cuando dice que al llegar al huerto a prender a Jesús, Judas el apóstol que traicionaba a Cristo también estaba con ellos. Una figura que fue objeto de reflexión por parte de los primitivos cristianos porque, como señala San Lucas, se convirtió en el traidor lo que quiere decir que al ser elegido no lo era, sino que asumió eso después. Ante la pregunta sobre por qué sucedió esto repasa algunas deformaciones del costumbrismo reciente en el que Judas hubiera pertenecido a unos zelotes extremistas que querían llevar a Cristo por otros derroteros, como en el caso del musical "Jesucristo Superstar". El predicador de la Casa Pontificia recuerda que lso evangelistas le presentan con otra imagen distinta que es la de avaro. Por eso la pregunta a los sumos sacerdotes era qué estáis dispuestos a darme si os lo entrego. Por eso el dinero es el gran amo que banaliza todas las cosas, lleva a Judas a vender al Maestro y se ceba en la sociedad actual como ha ocurrido en otras etapas de la vida. Por culpa del dinero surge la mentira y destruye la seguridad y la libertad. Cristo habla en el Evangelio contra los ricos y el peligro de usar mal los bienes de la tierra. Cantalamessa ha querido ir al interior de los fieles y recordar que era un buen momento para mirar en el corazón cómo es nuestra vida y cuánto tiene de Judas nuestra alma. Y es que traqiciona a Cristo cualquier persona que no sea fiel a la misión que Dios le haya encomendado. Incluso ha dicho que él mismo en su condición de predicador traicionaría al Señor si buscase no el bien espiritual de los fieles sino su propio aplauso. Finalmente Rainiero Cantalamessa ha establecido la diferencia existente por ejemplo entre Judas y Pedro. Mientras el primero cae, pero no se acoge al Señor, Pedro, por el contrario se acoge a la misericordia divina. Esto le ha llevado a concluir exhortando a todos a acercarse a l misericordia de Dios siempre que sintamos que neustro comportamiento es traicionero.

Lo más visto