También en directo
Ahora en vídeo
La opinión en Cope Jaén

Paco Roca nos ofrece un «extra» en su columna de los lunes

El uso de las redes sociales y la polémica surgida a raíz del tratamiento del asesianto de la presidenta de la Diputación de León

De 

48 horas después vuelvo a Twitter. El asco que me produjeron los impresentables, descerebrados y deshumanizados tuits sobre un asesinato, con el cadáver aún caliente, me hicieron imposible permanecer en ese ambiente, ¿en qué sociedad estamos viviendo?. ¿Hay algún argumento para justificar (además fríamente y desde casa) un asesinato?. ¿Tantas mentes enfermas hay entre nosotros?, ¿estamos rodeados de personas con los corazones entumecidos?. Incluso un cabeza de lista a las europeas, que se dice profesor funcionario de Universidad (y cobra como tal sin serlo) aprovecha el cadáver con menos dignidad que una hiena, ¡que bajeza moral!. Lo peor es que ése enseña en una universidad, y que los tuits están en los móviles de todos nuestros adolescentes ¿qué estamos sembrando?. Y cuidado con las solución; bajo esta indignación se habla de “censura” a las redes sociales. Otro enorme error. Cuando promoví los perfiles en las redes sociales de mi Universidad, una de las primeras de España en ponerlas en marcha, tuve una discusión en el Consejo de Dirección con otros de los Vicerrectores del Consejo de Dirección: miedo a dar altavoces a alumnos críticos, a quejas públicas, etc. Les convencí, entre otros argumentos, probándole que las críticas estaban, en nuestra red o en otras, con lo que lo mejor era darle posibilidad de expresión para poder mejorar, contestar, y medir el pulso a la Comunidad Universitaria. Estamos en el mismo caso, no hay nada mejor para un político que poder conocer directamente la opinión de los conciudadanos, pues muchas veces se pierde el contacto directo. Si los comentarios demuestran podredumbre moral, no hay que callarlos, es un hecho que está ahí, hay que ver el porqué, y buscar la solución, no tapar el cesto con la fruta pudriéndose (por no verlo no solucionamos el problema). Conclusiones en mi vuelta: Hace falta educación en sensibilidad y en escala de valores en todos los estamentos de la sociedad, de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo; Las redes sociales pueden ser buenas o malas por su contenido, pero sin libertad siempre serán malas.

Lo más visto